<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\0757560847\46blogName\75Peor+es+Nada\46publishMode\75PUBLISH_MODE_BLOGSPOT\46navbarType\75BLACK\46layoutType\75CLASSIC\46searchRoot\75http://peoresnada.blogspot.com/search\46blogLocale\75es_VE\46v\0752\46homepageUrl\75http://peoresnada.blogspot.com/\46vt\75-7149271812271848686', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

jueves, noviembre 30, 2006

Andrés in de kunst


La noche del martes pasado, fuimos a la escuela de música a un recital de algunos alumnos de saxo, donde, ¡claro está!, mi hijo Andrés era uno de los interpretes. En esta oportunidad le tocó una canción a dúo con un compañero al piano, el número en cuestión, "Is she really going out with him" de "Joe Jackson", es un poco difícil de ejecutar, pues hay momentos en los que se sube el tono a escalas, que exigen pulmones de profesional. Lo hizo muy bien, si no juzquen ustedes mismos.

Perdonen la mala calidad de audio, fue grabada en un pda.


Powered by Castpost

miércoles, noviembre 29, 2006

Sueños húmedos

Si, no te hagas el despistado, segurito que tú sabes a que me refiero.

¿Nunca has tenido un Sueño Húmedo? ¿Que no? Pues no te creo.

En todo caso, el protagonista de la peliculita que les pongo más abajo, es un verdadero experto en "sueños húmedos", si no vea como yace extasiado en su humedad e impide con determinación que se modifique su estado de éxtasis.

jueves, noviembre 23, 2006

Triste y cierto


Por Rayma

lunes, noviembre 20, 2006

Llegó Sinterklaas

Este sábado llegó Sinterklaas a nuestra ciudad Amersfoort, como lo hace siempre en la mismas fechas del mes de noviembre a todas y cada una de las ciudades de Holanda, nosotros, como todos los años, fuimos a presenciar su arribo, en el medio de una gran celebración y asistencia de público.

Para saber un poco mas de la historia y tradiciones acerca de este personaje tan interesante, respetado y adorado por niños y adultos, eje principal de la celebración cristiana en Holanda.










jueves, noviembre 16, 2006

Calentamiento global

En estos últimos días todo el mundo por aquí no hace más que comentar, que es increíble que en la mitad de noviembre aún no haya empezado a hacer frío, como debería ser, imagínense que ayer, 15 de noviembre, la temperatura llegó a 16 grados, realmente extraño, preocupante y algo nunca visto en Holanda.

Definitivamente el clima está cambiando, y lo está haciendo demasiado rápido, las cosas se están calentando, la temperatura aumenta, los veranos se alargan y los inviernos se hacen cortos, y esto ya se está notando mucho.

Aún así, después de tantas situaciones que hacen evidente la tesis del calentamiento global, existen muchos políticos que dicen que eso no está probado.

A continuación una prueba grafica, que corrobora de manera indiscutible, que lo del calentamiento global es absolutamente cierto.

martes, noviembre 14, 2006

Diecinueve años


Hace diecinueve años, nos pusimos de acuerdo para emprender el proyecto de estar juntos el resto de nuestras vidas.

Lo debemos estar haciendo muy bien, pues aún mantenemos vivas muchas de las emociones que nos hicieron tomar esta decisión.

lunes, noviembre 13, 2006

De libros y pasiones

Hace tres años y medio me vine desde Venezuela a vivir en Holanda. Habiendo dejado así el estrés que representa el hecho de vivir en Caracas, tengo bastante tiempo libre. Esto me da la oportunidad de leer muchos libros, cosa que me encanta. Por supuesto, no me da ninguna titularidad para convertirme en crítico literario. Pero el hecho de haber invertido mi dinero en comprarlos y mi tiempo en leerlos, además de ser el dueño de esta tribuna, me da autoridad de hablar sobre algunos de ellos, no como crítico, sino como usuario o lector. Por lo menos diré algo de los que mas me han impresionado, algunos me han sido totalmente indiferentes, otros por lo bueno me han marcado y claro, también alguno muy malo, tan malo como para ser mencionado.

Empezaré por el malo, para no quitarle el interés al post y evitar así que los, entre tres y siete lectores de este blog, se aburran. Y es que hablando de libros malos, no puedo dejar de nombrar el funesto y terriblemente malo, “Los hermanos de la costa”, de Juan Bolea, lleno de lugares comunes y sin atisbo de sentido, lo terminé de leer, solo para descubrir que el final era peor que todo el resto del libro y que me perdone el Sr. Bolea. ¡Ahh… Juan! y eso de levantar los dedos índice y medio para pedir un Carlos II en el bar te quedó de verdad muy cursi.

Pero la razón principal de este post es hablar de los libros buenos que me he leído y les puedo hablar de tres excelentes. Empezaré por el libro documental “El Expediente Einstein” del periodista Fred Jerome, “El FBI contra el científico más famoso del siglo XX”, reza el subtítulo. El autor-periodista investiga en profundidad los documentos recientemente desclasificados, que dejan ver como el FBI, investigaba al científico, pues sospechaban que él conspiraba contra el gobierno de los EE.UU. Mostrando así, el país del norte, la excesiva obsesión por la seguridad de Estado, haciendo que esta paranoia, prevalezca ante la libertad. En este libro muy bien documentado, lo que si se descubre es que Einstein, no era un mojigato “ratón de biblioteca”, sino que era una persona profundamente preocupada por la humanidad y un pacifista consumado, que además usaba su fama y prestigio, para ganar adeptos a sus convicciones de lograr un mundo mejor. Si quieren mi recomendación léanselo sin contemplaciones, les va a gustar y además conocerán un poco mas el lado humano del científico mas importante del siglo pasado.

“El Incendio de Alejandría” de Jean-Pierre Luminet. Hacía mucho que no leía un libro-novela tan cargado de poesía. Este es un libro bellísimo que cuenta como el califa Omar, ordena al General Amr a que invada la ciudad de Alejandría en el año 642, para quemar los muy conocidos y famosos libros de su biblioteca. Saben, barbarismo puro y duro. Tres personajes estupendos llenos de sabiduría y respeto por los demás y defensores a ultranza de la cultura y el saber: Hipatía, una joven matemática, Filopón, filósofo cristiano muy mayor; y Rhazés médico judío, intentan persuadir al general de que no acate la orden de su califa de destruir el legado que está en los libros de la biblioteca y para tratar de lograr esto, día a día, los tres eruditos le recordaran a Amr, la vida, obra y grandes descubrimientos de los científicos, poetas y filósofos y de esta manera, tratar de mostrarle la importancia del contenido de los libros y el mal que haría quemándolos. Con estos argumentos se trataba de rebatir la creencia musulmana de que “si no esta escrito en el Corán no debería existir, y si está escrito en el Corán no tiene caso que siga existiendo”. El final todos lo sabemos. Con la lectura de este libro descubriremos nosotros también muchas anécdotas cautivadoras. Este libro me gustaría tenerlo en el caso de que mi bote naufragara y tendría que vivir en una isla desierta.

El tercer y último libro, no por eso menos bueno, “Los Pilares de la Tierra” de Ken Follet. Este en un libro increíble, de verdad, no exagero, es de esos libros que una vez que lo empiezas a leer, no sabes que magnetismo sobrenatural impide que te separes de él, ni siquiera por un rato. A mi me pasaba que lo empezaba a leer al acostarme, por ejemplo a las 11:00 pm y eran las tres de la mañana y andaba, con eso de: Bueno, en el próximo capítulo paro y me pongo a dormir, bueno, ok en el próximo y así seguía hasta las tantas. Las historias que se cuentan suceden en la edad media (siglo XII) época convulsionada que habla de caballeros,reyes, de constructores de catedrales, de historias de pobres viviendo en el bosque, de amores, de poder, pero contadas de una manera tan especial, tan vívida, y con tanto detalle que es difícil no dejarse cautivar. Léanselo, pero eso si, después no me echen la culpa si se acostaron tarde o hasta amanecieron leyéndolo. ¡Ahh se me olvidaba! Un detallito, el libro tiene 1359 páginas, pero ni te enteras de ello.

jueves, noviembre 09, 2006

¿Y tú te copiabas?


Si, seguro que vas a decir: Quien, ¿yo?, ¡no que va!, yo nunca me copié. Pero seguro que si lo hicimos, hasta los mejores estudiantes, en algún momento de baja de sabiduría, han recurrido al antiguo recurso de "consultar con un amigo", en la mitad de un examen.

Yo por lo menos confieso, si lo hice, aunque no era un copión consumado, me aterraba que me vieran haciéndolo, yo era de los que eventualmente me comunicaba con algún compañero vecino, para comprobar mis resultados, a ver si iba bien, o sea para atormentarme en el medio de la pruebas.

No me gustaban las materias humanísticas, donde había que memorizar fechas, conceptos y ese tipo de cosas, y aún así no era chuletero, como ya les dije me daba mucho miedo que me descubrieran copiándome o peor aún, que me pillaran con la prueba del delito en la mano.

Yo era de los que prefería mil veces no ir a presentar un examen si no estaba preparado, que ir para tratar de copiarme, y luego, entre copiada y copiada poner cara de imbécil pensante, para no despertar sospechas.

Échame tu cuento. ¿Tú te copiabas?

sábado, noviembre 04, 2006

El amigo Caribe



Para mi una de las cosas a las que más valor le doy en la vida es a la amistad. Por eso fomento, respeto y disfruto intensamente este nexo tan especial. Lo que más me gusta de la amistad, es que se establece entre personas por libre elección y por pura condición humana.

Para mi los amigos son para toda la vida, soy de los que piensa que el número de amigos, debe siempre incrementarse, pues la amistad no acepta restas, no contemplo la posibilidad de perder ni siquiera a un solo amigo.

Para mi tener muchos amigos hace que sienta que de alguna manera estoy en todas partes, pues en mis amigos hay un poco de mí, así como en mi hay un poco de cada uno de ellos.

Celebro y me felicito por las amistades añejas, así como también me emocionan las nuevas amistades. Me resulta muy estimulante conocer a alguien y sentir que se despierta ese sentimiento puro, desinteresado, solidario y honesto.

Este es el caso del amigo Caribe, quien en marzo de este año nos brindó una corta pero sustanciosa visita a Holanda. Se pasó un día por aquí, lo compartió junto a mi familia, así como con los De Wekker del blog Pasándola en Holanda,. Sólo un día, pero fue suficiente para sentirnos cercanos, como si nos conociéramos desde hace mucho años.

Caribe, quien permanentemente pasea esa pequeña parte de mi por todo el globo terráqueo, me llevó esta vez a conocer la ciudad de Illinois y desde allí nos envió esta bella postal. ¡Gracias Caribe! Interesante opción.

Saludos Caribe, que sigas disfrutando la vida como lo haces. Gracias por recordarnos en cualquier parte que te encuentres, nosotros por aquí también lo hacemos siempre.

jueves, noviembre 02, 2006

El sueño

Ayer chateando con una amiga que vive en Caracas, y que acaba de perder a su papá, le comentaba que ante su pérdida hay que dejar que aflore la pena, pues es un proceso, llorar, estar triste, pero recordando también que luego hay que permitir que la pena se vaya.

Y le conté lo siguiente:

Cuando papá murió yo la pase muy mal, pues yo estaba muy seguro de que él no moriría, para mí él era como inmortal, tenía esa fijación en mi mente, siempre fue muy fuerte.

Después de su operación de hernia inguinal, una cosa que para nada podía representar el fin del viejo, no se pudo recuperar, no salió de la anestesia. Luché con él por 24 días en su cama de terapia intensiva del hospital, tratando de que se lograra este milagro, pero no se pudo, me pareció muy injusto.

Finalmente cuando murió, me dejó deshecho. Entonces, después de algunos días de desconcierto, empecé con una rutina muy negativa, todas las noches, al llegar yo del trabajo, cuando ya todos en la casa dormían, me iba al balcón, me acostaba en el sofá verde de flores anaranjadas y amarillas, y viendo la silueta de El Ávila, me ponía a llorar desconsoladamente la ausencia del viejo, lo hacía en una dinámica extraña, pues mientras mas lloraba, más miserable me sentía, no tenía ningún alivio, era horrible. Este regodeamiento en el dolor me estaba haciendo mucho daño, se había vuelto una verdadera rutina, me sentía infinitamente solo, pues pensaba que no tenía a nadie a quien mostrarle ese dolor tan irracional y autodestructivo, sin que me diera vergüenza o algo así, aunque no lo creas, esto duró casi un mes.

Una noche después de mi sesión de llanto desconsolado, me acosté y empecé a soñar con papá, era un sueño muy especial, extremadamente vívido, muy nítido y casi real, lo vi caminando hacia mi desnudo, muy radiante, con actitud plena, tenía una cura pequeñita en su barriga, en la zona de la operación y andaba muy sonriente, como siempre.

* Me preguntó: ¿Me ves?
- Le respondí en el sueño muy emocionado "SI"
* ¿Y como me ves?
- "Perfecto"
* Bueno, pues así mismo como me ves, es que estoy.
Quiero que a partir de hoy pares de llorar, pues si lo sigues haciendo me preocupo por tí y no puedo disfrutar de mi bienestar.
¿Me prometes que ya no lo harás más?
- Claro papá, te prometo que no lloraré más.
* Yo quiero lo mejor para ti, pero me tienes que dejar ir.
-Claro pa.

Se volteó, empezó a caminar, dándome la espalda, después de algunos pasos, se volteó de nuevo hacia mí, me regaló una gran sonrisa de felicidad y esta vez se fue para siempre.

Al día siguiente me sentí verdaderamente renovado, sentí que tenía un compromiso conmigo mismo, con los míos y con la vida. ¡Renací!

Mas nunca volví a llorar como lo venía haciendo todas las noches, me alivié mucho, y mis noches empezarón a ser normales, aunque debo confesar que aún, por la misma razón, pero muy esporádicamente, la debilidad se apodera de mi y echo alguna que otra lagrimita por allí, pero con mucho cuidado de no volver a molestar al viejo, no vaya a ser que con mi impertinencia haga que papá deje de disfrutar plenamente su eternidad.