<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\0757560847\46blogName\75Peor+es+Nada\46publishMode\75PUBLISH_MODE_BLOGSPOT\46navbarType\75BLACK\46layoutType\75CLASSIC\46searchRoot\75http://peoresnada.blogspot.com/search\46blogLocale\75es_VE\46v\0752\46homepageUrl\75http://peoresnada.blogspot.com/\46vt\75-7149271812271848686', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

sábado, diciembre 30, 2006

Premio "Lo Mejor de Punto Com" en Holanda


Anoche asistí a La Haya a la entrega privada de mi premio "Lo Mejor de Punto Com", que reconoce a este "Peor es Nada" como "el mejor blog del año 2004".

Un poco atrasado el recibimiento, pero más vale tarde que nunca. Fue toda una sorpresa. La estatuilla me fue entregada por mi amigo Juan Carlos del blog Pasándola en Holanda, quien muy amablemente me lo trajo desde Caracas. La celebración la dejaremos para otro día, después de que se le haya pasado el jetlag.

Finalmente, ya tengo en mis manos el galardón, después de dos años. Ahora a buscarle un sitio en el estudio de la casa y a seguir blogueando.

Foto: Alejandra Calcines

miércoles, diciembre 27, 2006

Hay que ser ingenuo para no creer


A Daniel le brillaban intensamente los ojos y tenía una expresión de verdadero asombro, al descubrir que de la nada y como por arte de magia, después de las 12 de la noche, la base del arbolito se había llenado de regalos, les confieso que yo también me sorprendí gratamente con esta sorpresa.

Inmediatamente, Daniel giró sobre sus talones para ver la mesa del comedor y corroborar, con gran excitación, que la torta negra de navidad y la leche, que él mismo había dejado, habían sido devorados. Con los ojos vivaces y desorbitados por tanta emoción sentenció seguro: "El Niño Jesús ya estuvo por aquí".

Inmediatamente fue al arbolito, se sentó en el piso para buscar entre los regalos el suyo, y encontró uno grande para él, sin esperar ni un instante, destrozo el papel que lo envolvía, como corresponde a la emoción del momento. Ya una vez descubierto, vió que en sus manos tenía eso que tanto había deseado, el fastuoso e increíble "Motorized Katamaran" de Lego. Papá, papá, mira flota de verdad me decía, lo puedo poner en el canal... Con una gran sonrisa tatuada en su rostro, indeleble, imposible de borrar, se lo enseñó a todos, con gran emoción, como si en ese barquito fueran a navegar todos sus sueños, para volver a él convertidos en realidad. Y yo me sentía inmensamente feliz de verlo disfrutar así, lo que le había traído el Niño Jesús.

En cambio los trece años de Andrés hacen diferente esto del Niño Jesús, pues, aunque "Jesusito" ya sabe lo que él quiere, nadie puede decidir como lo quiere, sino él mismo Andrés, por lo tanto, el hecho final de obtener el regalo del Niño Dios, en este caso requiere de un poco de intervención humana.

Así que, Niño Jesús mediante y con todos los datos que el mismo Andrés nos había aportado buscamos la mejor bicicleta para el. Así que el 23 fuimos María y yo a la tienda de bicicletas en la ciudad vecina de De Bilt, para ver la que pensábamos que era ideal para él, pero nos parecía demasiado alta.

Al llegar a la casa, con cuidado de no romper ninguna ilusión, ni ninguna sorpresa y sin darle mucha información le dije: Mañana me acompañas a De Bilt, para que veas una cosa. Y así fue, nos fuimos a eso de las diez de la mañana, tranquilos, sin ir por la autopista, quería que esto fuera un paseo de disfrute, así que tomamos la N237. Ibamos muy relajados a 80 km/h, que es la velocidad máxima permitida en este tipo de vía, escuchando musiquita. Es increíble cuando puedes escuchar la música que escucha tu hijo y disfrutarla de manera natural y también es muy gratificante lo contrario, o sea que tu hijo escuche la música que a ti te gusta, sin que la diferencia de edades ni la de roles, él de hijo y yo de padre, tenga ninguna influencia.

Los diecisiete kilómetros se hicieron muy cortos, entramos a la ciudad y al acercarnos a la tienda le pedí a Andrés que cerrara los ojos, ya al frente, aún dentro del carro, le dije: Pon la cara hacia acá (apuntándosela a la vitrina, donde exponían la bici que habíamos preseleccionado para él) y ahora abre los ojos. Al abrirlos, se quedó en neutro, no sabía porque estaba allí, le di treinta segundos para ver si caía y le dije: Creo que nos deberíamos bajar para que veas algo que creo que te va a gustar, en ese momento ya se empezó a emocionar.

Entramos a la tienda y a nuestro encuentro vino el señor que nos había atendido el día anterior, nos saludó con una amplia sonrisa y me preguntó, ¿Este es el muchacho del que me hablaba usted ayer?, Si, este mismo es. Entonces siéntanse como en su casa, y nos dejó solos, le mostré la bicicleta a Andrés y le pregunté, ¿La quieres probar? Si, claro que si papá, me respondió. Salió de la tienda manejando la bici y ciertamente era muy alta, el señor de la tienda corroboró técnicamente nuestra apreciación, y nos propuso que probara una un poco más baja, pero diferente, pues era mucho mejor, 100% aluminio, con muchos accesorios, gris metal y negro, y un poco mas cara, Andrés la probó y regresó con una cara parecida a la de Daniel, cuando vio que habían desaparecido la torta y la leche de la mesa el día de Navidad.

Con gran excitación me dijo, papá yo quiero esta, y no te preocupes que la diferencia la pongo yo de mis ahorros. Esta iniciativa de Andrés me pareció digna de ser tomada en cuenta, su aporte muy importante, esa toma de decisión rápida y determinante me gustó. Así que llegamos a un acuerdo. El señor encantado escuchándonos negociar, nos preguntó en que idioma hablábamos, le respondimos en español, que bonita lengua, comentó y muy amablemente nos dio un muy buen descuento adicional.

Los dos salimos contentísimos de la tienda de bicicletas, Andrés porque tenía una estupenda bicicleta nueva y yo por tener la oportunidad de ver a mi hijo crecer un montón de una sola vez.

Después de relatarles esta bonita experiencia de navidad, una reflexión surge en mi mente: Que increíble es tener que escuchar a algunos adultos tontos por allí, decir aquella famosa estupidez: “Es que el Niño Jesús no existe”, y lo peor es que se lo creen, dicen ademas: ya se lo dije a mis hijos, o ellos ya lo saben.

Desde luego, hay que ser bien ingenuo para no creer en el Niño Jesús.

martes, diciembre 19, 2006

Unos tienen suerte

domingo, diciembre 17, 2006

Intentos

Ayer estuve tratando de recordarte,
pero por mas que lo intenté, no lo logré.

Debe ser que ya es tiempo de cesar
con estos infructuosos intentos.

Un día de sol de 1986

viernes, diciembre 15, 2006

Juventud de pensamiento

En estos días ha estado haciendo tanto viento, que he tenido que usar mi cachucha de pana, no para impedir ser despeinado, cosa que es imposible que suceda, sino para evitar que se me fueran volando algunas de mis nuevas ideas, de las que están mas superficiales, las que aún no han echado muchas raíces en el cerebro.

Yo pienso que las últimas ideas o las más nuevas, hay que cuidarlas más que las otras, pues mantienen el promedio idealístico más fresco. Las ideas antiguas, han estado allí por mucho más tiempo que las nuevas, y por eso están más arraigadas, sería bueno que las nuevas prevalecieran sobre las anteriores, por ser mas frescas y modernas, pero bueno, tampoco es que se puede hacer una administración muy eficiente de las ideas por su antigüedad, creo que con cuidar un poco las ideas nuevas, mantendremos la juventud del pensamiento.

miércoles, diciembre 13, 2006

Los abuelos, según los nietos

Se les pidió a un grupo de niños de segundo grado, con edades aproximadas de ocho años, que respondieran a la pregunta ¿Qué es un abuelo? Esta fueron las respuestas:

- Los abuelos son una señora y un señor que como no tienen niños propios les gustan mucho los de los demás.

- Un abuelo es una abuela pero hombre.

- Los abuelos son gente que no tiene nada que hacer, solo están ocupados cuando nosotros los vamos a visitar.

- Los abuelos son tan viejitos que no deben correr.

- Los abuelos son personas con las que es bien divertido salir de compras.

- Cuando salimos a pasear con ellos, se detienen para enseñarnos cosas bonitas como hojas de diferentes formas, un ciempiés de muchos colores o la casa del lobo.

- Ellos no nos dicen:"¡Apúrate!"

- Por lo general, las abuelas son unas señoras bien gordas, pero así y todo se agachan para amarrarnos los zapatos.

- Son unos señores que para leer usan anteojos, siempre los pierden y cuando me he quedado a dormir con ellos usan unas ropas bien cómicas.

- Algunos abuelos tienen papás, esos si son bien viejitos, la mamá de mi abuelita, se puede quitar las encías y los dientes... a la misma vez.

- Nos responden preguntas como:"Por qué Dios no está casado?"o "Por qué es que los perros persiguen a los gatos ?

- No les importa contarnos el mismo cuento varias veces y les encanta leernos historias.

- Todo el mundo debe buscarse unos abuelos, son las únicas personas grandes, que siempre están contentas de estar con nosotros.

- Ellos saben que antes dormir podemos comer "algunas "chucherías, antes de acostarnos, les encanta rezar con nosotros y nos besan y consienten aunque nos hayamos portado un poco mal.

- A un niño de 6 años le preguntaron donde vivía su abuelita y él contestó: Ella, ella vive en el aeropuerto, cuando la necesitamos vamos allá y la buscamos y cuando queremos que regrese a su casa la volvemos a llevar a su aeropuerto.

(Vía e-mail)

martes, diciembre 12, 2006

El conejo mojado


Una de las cosas que me llama mucho la atención aquí en Holanda, es que los perros son tan inteligentes, que pareciera que hablan, a veces pienso que hasta es posible que lo hagan y que yo no les entienda, porque lo hacen en Holandés del norte, que es muy raro.

Aquí los mejores amigos del hombre son muy obedientes y educadísimos, en muchos casos mucho mas educados que algunos humanos, cosa que no resulta ser muy sorprendente, tomando en cuenta el nivel de barbarismo que hay actualmente en cualquier parte del mundo.

Otra cosa digna de ser mencionada, es que aquí no hay ni gatos realengos ni perros callejeros, todos tienen dueños, o para decirlo más claro, los animales son amos de sus dueños, no se si me explico. Claro, con esta premisa, aquí usted nunca atropellará a ningún animal doméstico de estos, pues ellos estarán siendo inexorablemente protegidos por sus amos.

En contraparte, apenas coges un montecito, hay conejos por todas partes, eso si, y facilitos de atropellar pues son medio bobalicones. Ayer cuando regresaba a la casa, en una avenida larga y muy oscura, y con una lluvia muy densa, me vi de frente con un conejo, que encandilado con la luz de la moto, se quedó como un peluche, inmóvil y con los ojos pelados por el terror.

En ese instante, como una película, me pasaron por la mente las imágenes de las comiquitas del conejito con cara de asustado diciéndole al cazador: “Señor, señor, por favor no me mate que tengo mujer e hijos” o la calcomanía que dice “Yo freno por los animales”, así que cumpliendo con esto último, frené de repente, con el piso mojado, la moto derrapó un poco, pero no llegue a caerme, eso si, le llegue muy cerca al conejito, pero no lo vi pasar.

Paré la moto, me bajé, y vi al animal tendido en el piso, estoy segurísimo de que no lo golpee, pues no sentí ningún impacto, ¿que le pasó al conejito, se habrá infartado por el susto?

Me acerqué más, y en cuclillas observé cuidadosamente si estaba herido o si respiraba, y si, lo hacía, de manera muy agitada, me acerqué mas, decidido a tocarlo para ver que pasaba, así que lentamente empecé a acercar mi mano al animalito empapado; lo confieso, con un poco de temor. ¡Que locura! Pensaba para mis adentros, yo aquí, en medio de la nada y con este palo de agua, tratando de tocar a un conejo desmayado, vaya situación bizarra esta, con eso en mente seguía acercando mi mano al inerte animalito, y cuando casi hago contacto, el bicho saltó como si le hubieran hecho un electroshock, y salió corriendo desorientado como alma que lleva el diablo, y yo casi me trago el corazón del susto que me pegó, tan repentina reacción conejera.

Después de esta gran impresión, tuve que tomarme mi tiempo para recobrar mi ritmo cardíaco-respiratorio. Cuando finalmente logré recuperarme del susto, me monté nuevamente en la moto, emprendí bajo la pertinaz lluvia el resto del camino con una gran sonrisa en mi cara por lo ocurrido y en mi mente una pregunta: ¿Quién resultó ser más conejo, el conejo o yo?

¿Hay diferencias?


La única diferecia entre Pinochet y Fidel Castro es que este último aún está vivo.

Bueno. ¡Eso es lo que hasta ahora nos han hecho creer!

sábado, diciembre 09, 2006

Ya no se necesitan donantes

Gracias a todos ustedes ya no necesitamos mas donantes de sangre, la Sra. Judith ya ha cubierto su necesidad de plaquetas, ahora lo que nos queda es esperar.

Muchas gracias a todos los que de alguna manera colaboraron desinteresadamente en subsanar la situación de la Sra. Judith de Wekker, unos donando sangre, otros pidiendo donantes a través de sus blogs y otros movilizando a familiares y conocidos en Venezuela. Muchas gracias a todos, la solidaridad instantánea que han mostrado nos alientan a seguir teniendo fé y esperanza, los venezolanos somos lo mas "buena gente" que hay.

Muchas Gracias.

viernes, diciembre 08, 2006

Se siguen necesitando donantes

MAS DONANTES POR FAVOR

La Sra, Judith de Wekker, mamá de Juan Carlos de Wekker, del blog Pasándola en Holanda, necesita más donantes de sangre, pues requiere aumentar mas aún su conteo de plaquetas para su recuperación, ella se encuentra muy delicada, en la sala de terapia intensiva de la Clínica Rescarven en Santa Cecilia (Frente a La Casona).

Por favor. Si estás sano y tienes menos de 50 años, anímate vale, ve y dona un poquito de tu sangre, no seas pichirre, y así ayudarás a salvarle la vida a esta encantadora señora. Todos les estaremos infinitamente agradecidos.

Para más información comuníquese en Caracas con Jennifer de Wekker al 0412 2356740

Y a los que ya han dejado su invaluable ayuda, muchísimas gracias.

miércoles, diciembre 06, 2006

“URGENTE SE NECESITAN DONANTES DE SANGRE”

La Sra. Judith de Wekker, mamá de nuestro amigo Juan Carlos De Wekker, del blog Pasándola en Holanda, se encuentra padeciendo dengue hemorrágico, actualmente está en terapia intensiva, de la Clínica Rescarven, de la Urbanización Santa Cecilia, (al frente de la Casona).

Para su recuperación necesita urgentemente donantes de sangre de cualquier tipo, la única condición es que los donantes sean menores de 50 años.

Por favor si están en disposición de aportar su valiosísima ayuda, se lo agradeceremos infinitamente.

POR FAVOR PASA LA VOZ

Felices con Chávez

martes, diciembre 05, 2006

Lo dijo el Libertador

Huid del país donde uno solo ejerce todos los poderes: Es un país de esclavos.
Simón Bolívar

lunes, diciembre 04, 2006

A propósito

El que vota no decide nada.
El que cuenta los votos decide todo.

Iósif Vissariónovich Dzhugashvili JOSIF STALIN