<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\0757560847\46blogName\75Peor+es+Nada\46publishMode\75PUBLISH_MODE_BLOGSPOT\46navbarType\75BLACK\46layoutType\75CLASSIC\46searchRoot\75http://peoresnada.blogspot.com/search\46blogLocale\75es_VE\46v\0752\46homepageUrl\75http://peoresnada.blogspot.com/\46vt\75-7149271812271848686', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

lunes, agosto 28, 2006

Ven hijo

A mis hijos Andrés y Daniel

Ven hijo, muéstrame tu mundo,
Que el mío ya está un poco gastado

Ven hijo y con tu alegría
Ilumina mi parte del sendero,
Que por aquí empieza a faltar luz

Ven hijo, indícame tu camino,
Que el mío no me lleva donde espero

Ven hijo, preséntame tu universo de felicidad,
Que el mío se está poniendo un poco serio

Ven hijo, enséñame a vivir como lo haces tú,
Con infinita creatividad, muchas risas, figuras y colores

Ven hijo, enséñame como tú sabes
Que no hay días grises,
Si aprendemos a ver por arriba de las nubes

martes, agosto 22, 2006

Mi Carta e “Er Conde”

Respetado Conde.

Todos sabemos lo jodedor que siempre has sido, desde chiquito andas por ahí jodiendo, tú mismo lo dices en tus presentaciones y así jodiendo y haciéndonos reír con tu buen humor, tu manera popular de ver las cosas y con tus jodederas, te has ganado el respeto y el cariño de los venezolanos, volviéndote así muy famoso y próspero, más allá de las propias fronteras venezolanas..

Todavía recuerdo con mucha alegría cuando salíamos del trabajo los jueves o viernes e íbamos a ver tu presentación en algún lugar nocturno caraqueño, la pasábamos del carajo, de verdad, aún recuerdo algunos de tus chistes, cómo el del tipo muy mayor que anda con una carajita y un amigo le dice: ¿Qué haces tú con esa chamita? Puede ser tu hija, a lo que el viejo contesta, si, pero no es. O el del tercio que tratando de fornicarse a una chica le dice, no te preocupes que sólo te voy a meter la cabecita, y tú decías y a este quién le dijo que eso tiene hombros, y así viéndote, riéndonos con tus vainas, te has logrado meter en el buen sentir de los venezolanos.

La verdad es que me parece una gran tontería escribir esta carta en mi blog, pues estoy seguro que no la vas a leer y si este milagro llegara a suceder, simplemente no le harías caso, pero bueno, no importa, es que no puedo evitar hacerlo ante esta nueva gran jodedera tuya de presentar tu candidatura para la presidencia de la república, porque no me vengas a decir ahora, que por primera vez en tu vida, la vaina es en serio y no es otra de tus jodederas.

En este momento, en nuestro país hace mucha falta un candidato de convergencia nacional, que dé la cara ante tanto caos, entreguismo y falsedad de este gobierno, este candidato debe ser político, estar preparado para el cargo, con experiencia, y que sea honesto, no es que tu no lo seas, pero el actual presidente no hace mas que mentirnos, tu lo sabes.

Conde tú no eres pendejo, tu también sabes que precisamente esto es lo que necesitamos ahora, alguien que nos haga emprender nuevamente el sueño de volver a tener el país normal que teníamos, donde convivíamos todos sin rollos, donde no nos importaba el color de la piel, ni la religión ni el bando político al que se pertenecía, un país donde todos cabíamos, una Venezuela como la que teníamos tu, yo, y todos los demás, y no este triste país de ahora, que este nefasto gobierno ha desmantelado, creando odios y resentimientos entre nosostros mismos y contra enemigos imaginarios, separando y arruinando en nombre de una revolución ridícula y hambreadora.

Y por increíble que parezca, lo de conseguir este candidato único de consenso se había logrado, si, aunque no lo podamos creer, finalmente de las mentes inferiores de la oposición (como las catalogan los oficialistas) de sus reuniones y acuerdos, salió un candidato único, apareció al fin una persona alrededor de la cual millones de venezolanos podemos tener otra vez el sueño de reconstruir lo que nos queda de país.

Este candidato es el Sr. Rosales, para muchos de nosotros, tiene suficientes credenciales y experiencia política para poder enfrentarse a Chávez, uniendo a todos los que no estamos de acuerdo con su revolución. Increíble pero cierto, y en el camino se sacrificaron políticos muy reconocidos y con amplio currículo, en aras de presentar este candidato por la unidad.

Entonces cuando muchos empezamos a soñar con una Venezuela posible, de la nada vienes tú, Conde a joder la vaina, a hacer lo que hacías desde pequeño, joder, joder y joder, aprovechándote de tu fama, el cariño y el respeto que te tiene la gente, ahora vienes tú a joder todo el esfuerzo y la esperanza de muchos venezolanos, por unir en una sola persona todos los votos, para ver si en buena lid, a través de unas elecciones, logramos tener nuevo presidente, cosa que dudo por las experiencias previas de fraude electoral descarado, que hemos tenido en Venezuela con este gobierno, como en el referéndum presidencial.

¿Será que todo esto es por pura vanidad? Todo me hace pensar que tienes un trompo enrollado con Chávez, pues nunca te he oído decir nada en contra de él, y como dicen las viejas “El que calla otorga”, tu sabes que lanzando tu candidatura, habrán muchos incautos que viéndose en la necesidad de votar por alguien que no sea Chávez, lo haga por ti, porque a ti te que conocen, pero no te conocen como político, sino como un gran jodedor, cosa que tristemente le gusta mucho a los venezolanos y entonces pensarán que tu gobierno será el de la gran jodedera y así lo haces saber en tu campaña, por ejemplo el nombre que le has dado a uno de los comandos, el Comando Pechuga, a mi me parece que ahora mas que nunca Venezuela necesita y merece seriedad, pues ya tenemos casi ocho años con un payaso de presidente y su circo de equipo de gobierno, con unas consecuencias dramáticas para nuestro país.

O sea el las cartas están servidas, le haces el juego perfecto a Chávez, “divide y vencerás”, que triste, ahora es que entiendo la doble semántica de la palabra "joder / jodedor", una es la de ser echador de vainas, los que nos hacen reír, y nos alegran la vida y otra muy distinta es joder lo que otros hacen, ahora me permito hacerte una sola sugerencia, si no quieres ser recordado como un jodedor de los malos de los que joden sueños multitudinarios y países enteros, sigue con el juego, al final tú te metiste en el candelero, pero cédele como un verdadero conde tus votos a Rosales, con probabilidades de ganar, si el CNE lo permite, hazlo por tu país y por ti mismo para que quedes como lo que eres, un humorista muy respetado y querido por toda Venezuela y nada mas.

Miguel Pinto

sábado, agosto 19, 2006

Ahhh Paris

Lo que mas detesto de nuestro viaje anual de vacaciones a España, es pasar por Paris, aunque sólo la esquivamos por un lado, siempre hay unas colas casi infinitas. La primera vez que lo hicimos, hace tres años, nos calamos nada mas y nada menos que tres horas de tráfico pesado con un calor infernal y un poco menos fue al año siguiente. Pero este año, no le iba a pasar a Paris por un lado, sino que iba a entra en ella, como uno mas de los millones de turistas que la visitan cada año.

Me esperaba un tour de tres días y dos noches preparados por María y los niños. Fue una verdadera sorpresa. Cuando nos acercábamos a Paris, vi extrañado que empezaron a consultar mapas de carretera y así de la nada me indicaron que me saliera de la autopista, no había ninguna razón para hacerlo, me negué de tajo, imaginando que si me salía de la autopista iría directo a otra mega cola. En ese momento, ante mi posición radical de seguir el camino de siempre, se desveló el secreto que por semanas me tenía intrigado y era el hecho de regalarme por mi cumpleaños esta estadía sorpresa en la ciudad mas visitada del mundo. Así que bueno, me salí de la autopista por donde me dijeron y... voilá… no había cola. Llegamos al hotel cerca del mediodía, nos acicalamos y arrancamos en fa, nos esperaba Paris con 37 grados centígrados.

A escasos metros del hotel la estación del Metro de Paris, y allí nuestra primera gran aventura con la cruda realidad parisina, pero este no es el relato que me ocupa ahora, así que seguiré por donde venía. El primer punto de nuestro periplo parisino, era la visita obligadísima a la Torre Eiffel, Tengo que decir que fuimos muy afortunados, pues aunque no pudimos subir a ella, porque estaba atiborrada de turistas, nuestra visita coincidió con la celebración del aniversario de La Toma de la Bastilla. Así que imagínense. Toda una gran celebración. En la plaza superior de dicha torre, había una exposición de vehículos militares, donde Andrés y Daniel se deleitaron de lo lindo, encaramándose en cuanto perol verde veían, poniéndose cascos,
lentes protectores, guantes y cualquier cosa que veían dentro de los autos blindados y anfibios. ¡Que gran aventura! Uno de los militares nos escuchó hablando en español, nos saludó y hablamos un rato con el y nos invitó a que no nos perdiéramos los fuegos artificiales a las 10:00 de la noche, nos explicó como debíamos hacer para tener un buen sitio de observación.

Caminamos, caminamos, caminamos, caminamos, caminamos, caminamos, caminamos, caminamos, tomamos café, caminamos, caminamos, nos hidratamos, caminamos, caminamos, caminamos, almorzamos en un restaurante chino buenísimo, y luego caminamos, caminamos, descansamos y caminamos, caminamos, caminamos, todo el mundo dice que en Europa se camina muchísimo, y yo les aseguro que es cierto, luego fuimos al sitio que nos indicó el militar hispano parlante.

Nos ubicamos estratégicamente en L'Ecole Militaire, no muy adelante, ni muy al centro, para tener una vía de escape fácil, por si salía algún Zidane a repartir cabezazos por allí, uno nunca sabe. Aquí tuvimos nuestro segundo encuentro con la realidad parisina, pero como ese no es el relato, seguiré con lo que les venía contando, tal vez luego les explique lo de la realidad parisina.

Como es verano, anochece muy tarde. Por exceso de luz, el evento que debía arrancar a las 10:00, empezó a las 11:00, una hora mas de espera, además de la hora y media que ya teníamos esperando, pues nos echamos dos horas y media pagando platón. Pero les confieso que valió la pena tanto sacrificio, puedo decir sin temor a ser exagerado que nunca en mi vida he presenciado algo tan espectacular, no hay palabras para definir lo impresionante de los fuegos artificiales y luego la coordinación de estos con la selección musical. No dejaba de pararme los pelos. Se vivieron grandes emociones con el espectáculo.

Terminó tardísimo y ahora nos tocaba desplazarnos hasta el metro. Ja! se dice fácil. Nunca había visto en mi vida tanta gente junta, eso era un mar de gente, no sólo por la cantidad, sino porque su desplazamiento te llevaba, como la corriente del mar a donde ella quería. Afortunadamente y por pura suerte llegamos a la boca del metro y… vimos mas o menos cinco millones de personas entrando a la estación. Ya esto era demasiado para nosotros que veníamos de la tranquila ciudad holandesa de Amersfoort, decidimos tomarnos una cervecita mientras bajaba la marea. Mas o menos una hora después, al bajar la densidad de pasajeros, bajamos a las profundidades del metro parisino, aquí si se siente uno bien cerca del infierno, un operador del metro, al vernos las caras de turistas que teníamos, nos agarró por los brazos, nos unió a todo el grupo familiar, como si se tratara de un desastre natural, y nos llevó hasta un punto de la estación, frente a donde supuestamente se detendría el vagón, nos dijo: "No se muevan de aquí, cuando llegue el vagón móntense" Impresionante, al llegar el metro, estaban todos los vagones atiborrados de gente, menos el de la puerta que se detuvo delante de nosotros. Eso si, esto no impidió que en la próxima estación la cosa se llenase hasta convertirse en una multitud que no daba espacio al oxigeno para respirar, y aún así le gente se seguía montando en el vagón, los detalles con respecto a los aromas, no lo voy a relatar.

Llegamos muy cansados al hotel, pero aún así al día siguiente teníamos que madrugar, el Museo de Louvre nos esperaba. Dormimos como unas piedras y nos levantamos como unos reclutas, ducha, desayuno de hotel y metro parisino… again… llegamos al museo. Yo siempre había tenido una gran expectación por el Louvre, y les confieso que una de las cosas que mas me interesaba del museo, aunque les parezca una tontería, era la pirámide de cristal que corona el patio central del complejo, y que desde 1989 se
había convertido en la entrada al museo. Esta pirámide fue diseñada por el arquitecto norteamericano de origen chino Ieoh Ming Pei, siempre me había intrigado de que manera el arquitecto había integrado la ancestral, pero al mismo tiempo moderna pirámide al museo y de verdad me quedé con la boca abierta al descubrir que una de las obras de arte mas interesantes del museo era precisamente esta pirámide.

Lo demás ya todo el mundo lo sabe, un día es muy poco para conocer un museo tan grande como magnifico, así que fuimos a las salas mas emblemáticas del museo, sala de antigüedades egipcias, sala de antigüedades griegas etruscas y romanas. Les debo confesar que cometí una pequeña fechoría, le tomé una foto a la Gioconda, cosa que está prohibidísima,no se desde hace cuanto, lo hice sin flash, guillado claro, pero aún así fui descubierto
por un guardia que me recordó que hacer fotos de la Monalisa no estaba permitido. Disfrutamos mucho la visita, sobre todo Daniel, mi hijo de siete años, quien quedó muy impactado al descubrir que las momias no estaban envueltas en papel higiénico.

La programación del tercer día nos llevaría, entre otras cosas a visitar: Les Invalides, caminar por el Pont Alexander y de vuelta Notredame, a Le Père Lachaise, o el cementerio donde se encuentran varios personajes famosos. No podía dejar de ver la tumba de mi ídolo Jim Morrinson, el cantante de The Doors, su tumba se ha convertido en sitio
de peregrinación de amantes convencidos del rock. Este cementerio es un pequeño recinto que alberga los restos de muchos artistas, escritores, políticos y celebridades de un pasado no muy lejano, aquí se pueden visitar las tumbas de Moliere, Oscar Wilde, Alexander Dumas, Anatole France, Pablo Picasso, Charles de Gaulle, Pasteur, Victor Hugo, Voltaire, Miguel Ángel Asturias, Honore de Balzac, María Calas, Charles Chaplin, Frederic Chopin, Isadora Duncan, Joseph Gay-Lussac y otros muchos mas.

París es una ciudad inimaginable, con unos espacios que convidan al disfrute y al amor por la vida, es una ciudad inspiradora, pero para su desgracia la ciudad también está llena de parisinos.

Los parisinos son muy amargados, no sonríen, son maleducados, cuando caminan se llevan a la gente por delante, no piden disculpas. No importa si al que atropellan es a un niño o a una viejita, simplemente cada quien cree que es mejor que los demás. Esta fue la parte triste de la visita a la llamada ciudad luz, que tiene los ciudadanos mas desiluminados que he visto en mi vida.

Y para cerrar mi foto de la Monalisa, eso si, no se pongan muy exigentes que las condiciones no eran las ideales.

martes, agosto 15, 2006

Ya llegué

Aquí estoy otra vez, como dicen por allí, cogiendo mínimo, regreso después de un mes de ausencia de toda la rutina de un año, ahora otra vez a lo normal. Deshaciendo los bolsos, y viendo todo lo que había dentro de ellos, descubro que en estos viajes siempre nos llenamos de tonterías, como tratando de que siempre haya alguna cosa cerca que nos recuerde, o mas bien que no nos haga olvidar los sitios por donde estuvimos, bueno, la idea no es del todo desdeñable, pero no podemos evitar que muchas de estas cosas terminen irremediablemente en una caja de cachivaches.

Ahora a desempolvar la casa, airearla, podar la grama, actualizarse con la correspondencia atrasada, retomar el trabajo, les confieso que estoy contento de volver a mi vida normal, la de todos los días, al final esta es la vida verdadera, la que cada uno de nosotros tiene y la que tenemos que asumir y disfrutar con mucha alegría y entusiasmo.

En estos días les contaré algunas anécdotas, vicisitudes y situaciones de este viaje, también pondré fotos, para compartir un poco con ustedes estas vacaciones.