<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7560847\x26blogName\x3dPeor+es+Nada\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://peoresnada.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttps://peoresnada.blogspot.com/\x26vt\x3d8853004166748984398', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

miércoles, 9 de enero de 2008

Juegos Panamericanos 83

Un día cualquiera de hace ya unos cuantos años, recibí una llamada telefónica, no recuerdo de quien, lo que si retengo claramente en mi memoria, fue lo que me propuso esa persona, preguntándome de manera misteriosa, si quería trabajar en “algo muy especial”; la verdad es que ahora que lo pienso bien, no estoy muy seguro de haber recibido esa llamada de teléfono, pero suena bien y hace un poco más interesante esta historia. Esta llamada tan recordada, cumple en este 2008, veinticinco años; es increíble como pasa el tiempo, seguro que algunos de ustedes, mis siete lectores, ni siquiera habían nacido.

Bueno el caso es que luego de las primeras conversaciones, me propusieron formalmente que me uniera a la nómina “ad honoren” de los Juegos Panamericanos 83, yo me moría de las ganas de poder hacerlo, me imaginaba que esta iba a ser una experiencia irrepetible. ¡Claro! había un inconveniente pues yo trabajaba en la Marina, había que ver que posibilidades tenía de ausentarme por dos semanas, así que rápidamente me comuniqué con mi jefe, le hice saber mi inquietud, dije: ¡El deporte nacional requiere de mis servicios! Así que muy marcialmente me dijo, que a él le parecía muy bien y que estaba casi seguro de que para los empleados públicos, se contemplaban unos permisos especiales para este tipo de casos. Y así lo hicimos, se solicitó el permiso pertinente al departamento de personal civil y como la razón era verdaderamente importante, me lo concedieron, por todo el tiempo que durara el evento.

No se imaginan lo que representó esta experiencia para mí, aún hoy recuerdo con mucha emoción muchas cosas del día a día, de las dos semanas más increíbles de mi vida.

Por mi nivel en el escalafón de empleado público me asignaron el cargo de Coordinador Sectorial del Estadio Brígido Iriarte del Paraíso en Caracas, le reportaba a un Coordinador General, cuyo nombre se escapa ahora de mi memoria, pero que resultó ser una persona muy agradable y profesional, que supo delegar en mi gran parte de la responsabilidad operativa del estadio. Otro coordinador sectorial mas y yo, nos encargábamos de que todo funcionara bien en el conjunto del estadio, el campo, la logística, las entradas, la seguridad, que aunque estaba en manos de la Guardia Nacional, siempre teníamos que estar muy pendientes, pues las decisiones de los militares son casi siempre opuestas a las de los civiles y desgraciadamente también a la lógica mas elemental, ¡claro está! Con contadas excepciones.

Las experiencias fueron muchas y muy variadas, por ejemplo, la noche antes del primer juego de fútbol en mi estadio, las líneas blancas de la cancha aún no estaban pintadas, viendo que la cosa no se iba a resolver espontáneamente, tuve que averiguar donde estaba el que se encargaba de hacer este trabajo y me tuve que desplazar a las 11:00 de la noche a buscarlo al estadio de béisbol y softbol de Mampote, por Paracotos, luego tuve que esperar a que terminara de pintar ese campo, así que finalmente como a las 12:30 de la madrugada nos desplazamos hasta el Brígido Iriarte. Nos tocó introducir nuestros carros al estadio, para poder alumbrar el campo, pues no había nadie que encendiera las luces, terminamos con todo esto como a las tres de la mañana.

Al día siguiente el partido empezaba a las 11:00 de la mañana, como a las 10:00 salí de la oficina al campo para chequear que todo estuviera en orden, después de observar detenidamente el campo, sabía que algo no andaba bien, y revisaba todo de nuevo, las líneas que se habían pintado el día anterior habían quedado bien, pero algo faltaba, cuando me percato, las porterías no tenían las mayas, o sea estaban solo los marcos, lo extraño de la situación, es que ayer estaban las mayas y hoy no, pues resulta que al rato me entero que a la FIFA no le habían gustado, porque incumplían alguna de las normas y las habían desinstalado. Imagínense la que se armo, a menos de una hora del inicio del partido, movimos todo el estadio hasta dar con las de repuesto, las instalamos y al instante empezó el juego. Corrimos como unos locos, pero finalmente las cosas salieron muy bien.

La inauguración de estos Juegos Panamericanos Copan 83, contó con la increíble y muy bien sincronizada barra panamericana, donde cientos de personas ubicadas en las gradas del estadio, manejaban unos paneles de colores, con los que, en una especie de mosaico, formaban los nombres de los países que se encontraban desfilando, para muchos era la primera vez que veían algo así.

Yo ostentaba una credencial “H”, que me permitía el acceso a todas las instalaciones de los juegos, así que en el acto de inauguración, me di banquete disfrutando de todo el espectáculo, en la mismísima pista de tartán del Estadio Olímpico Universitario de Caracas, rodeado de estrellas del deporte panamericano, artistas, cantantes, políticos (quienes ya no me gustaban ni un poquito). A mí, por suerte, me tocó estar en el mero centro del borde del campo, por donde salían todos los artistas, deportistas y gente importante a engalanar la exhibición.

En un momento dado, y a pesar de todas la emociones que se estaban viviendo con tanta algarabía, lentamente empecé a sentir una “presencia” a mi lado derecho, como si un ser celestial rodeado de luz, un ángel o algo así se hubiera posado delicadamente a mi lado, me puse un poco nervioso ante tanto magnetismo divino y luminosidad celestial, no lo pude evitar y con un poquito de temor y mucha discreción, tratando de determinar quien era, voltee hacia sus pies y pude constatar con perplejidad, que se trataba de un ángel del sexo femenino, pues tenía tacones y medias de nylon. Subí poco a poco, deslizando mi mirada por las curvas de su exuberante geografía, pero lo hice lentamente, como si temiera que al llegar a su fin, fuera a recibir un gran castigo divino, por ver con tanto morbo a un representante del cielo, pero no pasó nada, salvo que de tanta emoción, sentía que se me iba a salir el corazón por la boca y así llegué a verla en todo su esplendor. Era perfecta, no cabía la menor duda. Dios había mandado a una embajadora del cielo a los Juegos Panamericanos. Me imagino que habré puesto cara de imbécil, pues el ángel me pilló buceándola y al verle la cara me regaló una gran sonrisa, el nombre del ángel: Irene Saéz. No se imaginan lo bella que es. Y lo digo en presente, porque estoy seguro que aún lo sigue siendo.

Durante el tiempo que duraron los juegos, asistí con frecuencia a la Villa Panamericana en Guarenas, siempre me tocaba hacer algo especial allá, encontrarnos con alguien relacionado con el fútbol, con el estadio, o simplemente iba para distraerme cuando tenía alguna tarde libre, y la verdad es que el ambiente que se disfrutaba en ese lugar era increíble, todos esos atletas, lo mejores de cada país, compartiendo con camaradería entre rivales, todas esas chicas bellas con sus cuerpos atléticos, que me producían tortícolis, de tanto voltear a todos lados para verlas, sin perderme ni una. Bueno, les confieso que había algunas a las que trataba no ver, estoy seguro de que eran atletas de halterofilia, porque se veían muy fuertes y me veían con cara de pocos amigos, así que por si acaso, me ahorraba verlas.

Estas visitas a la Villa las disfrutaba mucho, también me encantaba comer en sus grandes comedores, esa comida balanceada y extremadamente sana, pero rica y divertida, como si fuera un atleta mas. De noche y no hasta muy tarde, todos se daban cita en los salones de juego y la gran discoteca que había en la villa, produciéndose en muchas oportunidades el inicio de unos tórridos romances atléticos-panamericanos. La pura verdad es que allí me la pasaba bomba.

Luego, al concluir el campeonato de fútbol panamericano, que ganó Uruguay, fui asignado como coordinador sectorial del Velódromo Teo Capriles, añadiendo a mi historia una nueva e increíble experiencia.

En el acto de clausura de los juegos, todos los coordinadores sectoriales teníamos asignada un área especial de las tribunas estadio, donde nos sentamos todos juntos, y hasta fuimos ovacionados por el público, ante una referencia que se hizo al esfuerzo realizado. Pero lo que mas hicimos durante este bello y emotivo acto de despedida de los juegos, con gran fruición y emoción, fue llorar a moco tendido porque ya todo se había terminado.

A los pocos días de la clausura, el ministro de la juventud promovió un acto muy sencillo, donde se nos convocó, se nos agradeció por nuestra labor encomiable y desinteresada, y se nos otorgó una medalla de plata de los juegos panamericanos, pero de las de verdad verdad, que aún conservo con mucho orgullo.

Puedo decir sin temor a equivocarme que estas fueron las dos semanas más increíbles e intensas de mi vida.

Querida Rosalía, este post va por ti, mi cuerva favorita de Cría Cuervos, que se ha convertido en mi musa y estímulo para la permanencia de este Peor es Nada. Rosalía I love you a lot.

27 Comments:

Blogger Rosa said...

Recuerdo lo bello que quedo todo en las ceremonias, la barra panamericana era espectacular. En esa epoca atendi a algunos atletas de la Villa Panamericana que fueron llevados al Hospital Perez de Leon y hablamos bastante con gente de varios paises.
Soy una de los 7 lectores y como ves habia nacido hacia tiempoooooo.
Un abrazo

8:21 p.m.  
Blogger IMAGINA said...

Eres lo más bello de Holanda! Jajajajajaja...

Vamos a ver por dónde empezamos. Por el final, claro, que por el principio sería lo razonable y nosotros de razonables tenemos poco, más bien nada, sino a quién se le ocurre que no sea a tí organizar gran parte de unos juegos panamericanos sin experiencia previa, y a mí, calarme ya quince años haciendo eventos además de todo lo demás que hace una mujer decentemente casada como yo y madre de dos hijos propios y dos ajenos.

El agradecimiento, a Magnolia lo entiendo. El mío, sobra.
Leerte es un placer, aunque últimamnete como escribes poco, lo que estoy tratando de hacer es memorizar tus post, contar cuántas palabras llevan R, cuántas terminan en Z y así... ya sabes, te reinvento tus post todos los días para no cansarme de venir.
Con respecto a IRENE SAEZ sí, es verdad, es una diosa, un ángel, un bellezón de mujer. Para mí, la mujer más bella que he visto en mi vida. Confieso públicamente que la primera vez que la ví, yo también me quedé con la boca abierta y también la miré palmo a palmo, no más que para cosntatar con ojo femenino la injusticia de sus perfecciones naturales.
Cuando yo vuelva a nacer quiero ser como ella.
Espero que rencarnemos al mismo tiempo que de seguro nos vamos a divertir un montón.

Por último mi querido Miguel me alegra haber comprobado que eres de los míos, para montar eventos y además llorar al finalizarlos, extrañando el stress vivido, hay que ser bastante demente. Yo te intuía. Ahora te certifico y te pongo en el podio de los locos como indiscutible número uno.
Magnolia debe ser un poco loca también. Mi admiración hacia ella.
Y sí, yo también te quiero y me alegro que hayas cambiado de post porque sino como a tus renos, también a tí te iban a salir cuernos.
Muack♥ y Muack♥

Me voy burda de contenta.

10:48 p.m.  
Blogger IMAGINA said...

Mira si estaré contenta que volví de nuevo para decirte que tengo un montón de errores. Pero bueno, ya sabes, eso pasa cuando uno escribe muy contento.

10:50 p.m.  
Blogger Miguel Pinto said...

Rosa, me alegro que hubieras nacido para la época y que, aunque siendo muy chamita hayas disfrutado de los Panamericanos de Caracas.

Imagina, tú definitivamente eres del equipo y vales mas que todo el equipo.

10:55 p.m.  
Blogger Curiosa said...

Caramba señor la verdad sus memorias se extrañan con fuerza.
Que rico es leerte Miguel. Uno puede estar estresado, cansado, molesto y tu le refrescas el ánimo a cualquier con tus historias verdaderas.
Gracias por reaparecer siempre con un buen cuento.
I Love You Too! ;) jeje

11:33 p.m.  
Blogger J-oda said...

Miguelito cuenta maravillas!

Si yo hablara como tu escribes! jajajjaa

En el 83, en plena edad primaveral, e intentando no perderme de ninguna de las actividades. Que no hubiese dado por ser parte de la barra (en ese entonces, ahora no tanto) y en esas fiestas en la villa!

Es un grato recuerdo para los venezolanos esos Panamericanos.

Irene, OMG!
Irene Saez la ví de frente (bueno, si la veía de frente ante semejante mujeron, en ese entonces le vería las "bubis" naturales, suyas, de ella!)

Yo estudiaba en Inglés y cerca quedaba el local donde iban a inaugurar la sede del extinto BANCO CONSOLIDADO. En resumen, yo quedé a su lado derecho, al lado de la cinta rojita! Me tomaron una instantánea (jajajajaja, saqué cédula) que por cierto en la mudanza de mi mami no se donde fue a parar)

EN LA MAS BELLA DEL UNIVERSO, LO CERTIFICO.

Esa vez repetíamos, "Debe tener juanetes. Esa mujer es PERFECTA"

l comentario se extendió, pero esto sólo lo puedes logra Tu, con un post tan perfecto como Irene!

Besitos.

PD: Ahora, hasta Semana Santa? ;)

4:04 a.m.  
Blogger J-oda said...

De acuerdo con la Cuerva favorita!

La emoción entumece los dedos y saca lo imperfecto de cada uno de tus siete lectores!

POR CIERTO, YO TAMBIEN TE QUIERO

4:06 a.m.  
Blogger |_Bonny_| said...

Yo tengo 25 años ;)

Que bonitos recuerdos y que bueno que nos compartas, recordar es volver a vivir.

Ya quisiera ser yo tu musa!

4:20 a.m.  
Blogger Waiting for Godot said...

Migue: No sabes lo que me ha emocionado este post, no sabes, sabes que yo I love u too, porsia, me encanta leer lo que ya me habías contado, me encanta saberte de nuevo aquí de vuelta, te extrañabamos porque aunque yo te vea casi cada semana no es lo mismo Cuando Eva que Eva Cuando, ya sabes jijijii. Te quiero mucho. AH y yo tuve esa medalla tuya en mis manos y ratifico que era de las BUENAS BUENAS. Besos. TQM

1:29 p.m.  
Blogger Troka said...

Nunca olvidaré aquella cancioncita: "Panamericanos '83, compromiso de todos, compromiso de usted" y así lo asumimos, a pesar de que aquel año '83 fue el del nefasto viernes negro.
----
No puedo dejar de comentar acerca de Irene Saez. Era el mes de julio del año 1981, tres chamitas de 12, 14 y 15 años esperaban su vuelo hacia Amsterdam. El aeropuerto Simón Bolívar había sido cerrado para salida de vuelos pues el país esperaba emocionado la llegada de la recién coronada Miss Universo, Irene Saez. Este cierre causó un retraso en nuestro vuelo (y muchos otros) de 6 horas, perdiendo la conexión que nos llevaría al día siguiente de Holanda a Barcelona. No nos importó el retraso ni el fastidio cuando al cabo de 4 horas de espera, vimos pasar a nuestro lado con gran majestad aquella Barbie gigante, bella, altísima y con cara de muñeca.

Me encantó tu post! Cariños.

4:40 p.m.  
Blogger Alleta said...

La experiencia debe haber sido increible. Yo ya habia nacido, pero 'taba muy chiquita!!!^^
Eso aunado a mi mala memoria no me permite recordar nada de esos juegos.
A Irene Saenz la conoci una ves que fue el Papa -JPII- a Ccs. Me quede tan impactada como tu cuando la vi. Tienes razon ella tenia algo que hacia confundirla con un angel. Demasiado bella!!

6:07 p.m.  
Blogger Katty Ka-Bum!!! said...

Woao!!!! Estoy impresionada cada dia mas con tus anecdotas, que rico es leer tus aventuras.

Yo no habia nacido en esa epoca, pero me imagino que mis padres estaban a punto de fabricarme, a finales de ese año. jijijiji tal vez fue por la emocion de esos juegos!!! LOL!

Mi mama tambien trabajo durante ese evento, ella trabajao en el velodromo teo capriles, en el area del ciclismo de pista y me imagino que en el de ruta tambien, que si mal no recuerdo ella me dijo que fue en la avenida boyacá y que el circuito fue hermoso. Ella creo que trabajo como juez en el ciclismo. Es lo que me imagino pues ese es su trabajo actual, solo que en aquel caso estaba como juez nacional, y ahora es internacional.

Que cosas.

Saludos Miguel!

1:43 a.m.  
Blogger IMAGINA said...

Ya ves, ni a Magnolia ni a mí. Vas a tenre que dedicarle un post a la propia Irene Sáez. Todos la amamos. Ella es nuestra Barbie venezolana.
La auténtica.
un besote,

1:58 a.m.  
Blogger Katty Ka-Bum!!! said...

Si rectifiqué con mi mamá, ella fue comisario (juez) en las pruebas de ciclismo.

3:51 a.m.  
Blogger Oswaldo Aiffil said...

Hola Michele! Excelente tu narración de cuando yo era un chaval de apenas 21 añitos. Tuve un amigo que era coordinador y que me prometió conseguirme un "pase" qye aún estoy esperando, je je je, cosas de la vida.
Ahh, con respecto a la bella Irene, después de su reinado se puso a estudiar en la UCV una carrera que se llama "Estudios Políticos" y como su tío Tomás era profesor en Ingeniería, le cedió un puesto en el estacionamiento de profesores, para deleite por muchos años de los Macro-buzos de Ingeniería, quienes nos aprendimos su horario de clases y la esperábamos todas las mañanas, en pleno, y la mirábamos pasar repartiendo sonrísas a granel ante una multitud masculina en silencio absoluto, sin siquiera decir un piropo, es que Irene hechizaba. Te confieso que yo nunca le vi su cuerpecito lindo, nunca Miguel, porque la mujer era taaan bella, que yo creo que todos nos quedábamos atónitos mirando su cara, la cara más bella del mundo. Tiempo después to miraba las Barbies de mi hija y pensaba: "Es que Irene es mucho más bonita", sin temor a equivocarme. Thank you for the memories!! Abbracio caro amico!

5:40 a.m.  
Blogger Mariale divagando said...

Muy bonito post!

8:54 p.m.  
Blogger Azul... said...

¿Viste? Si nos hubiéramos conocido antes te habrías hartado de ver a Irene, porque mi primer trabajo al terminar la Universidad fue en el Grupo Consolidado de quien, como recordarás, ella la Embajadora :D

Precioso post, Paisanísimo, me da muuucha nota verte por aquí de nuevo!!!

11:36 p.m.  
Blogger Waipu Carolina said...

Yo también disfruté de los panamericanos de Caracas chamo!!
Mi hermana era chef de la Villa Olimpica y me hice amiga allí de un gentio y hasta me empaté con un chamito de Remo, jaaaaa
Y por favor Miguel, sigue siempre con nosotros!
Un beso

7:18 p.m.  
Blogger IMAGINA said...

Que bien que se está comportando Oswaldo este año! Porque si algo caracterizaba a Irene además de su carita de ángel ...es que le sobraba carne!
Bueno, no exactamente le sobraba, pero tenía bastante!!!!

12:14 a.m.  
Blogger Carilisve said...

¡Hola Feliz Año!
Tiempo sin pasar por aquí, le di un rápido vistazo a alguna entradas, y por lo que asumo, entiendo que el restaurante va viento en popa.
!Que sigan los éxitos!
Referente a esta entrada, pues no mucho que decir, excelente relato.
En esos panamericanos tuve la fortuna de ver a un flaco, endeble y casi adolescente jugador de la selección de basquet de USA, después hizo historia en la NBA con los Chicago Bulls.
Saludos

12:35 a.m.  
Blogger DaViD CaNo said...

Nunca había leído un post con cierto halo de oda a la memoria. Y aunque pasarán los años tuviera tanto de vida...

Saludos y gracias por compartir esas otras caras de la historia.

12:56 a.m.  
Blogger Oswaldo Aiffil said...

Para los que tengan dudas de la belleza de Irene, entren al siguiente link:
"http://www.youtube.com/watch?v=5a4RVFQgWnY"
No se diga más!

2:04 a.m.  
Blogger Pancho said...

Que buenos recuerdos, yo tenía once años y recuerdo el evento recuerdo la inauguración y que una mi prima Tina, le había llevado el colegio como parte de la barra panamericana. También me acuerdo de la villa Panamericana, pues mi primo Pancho (http://telardepalabras.blogspot.com) trabajo ahí de arquitecto y nos llevo a algunos de los eventos deportivos :-)

Me encanto el post, gracias por compartir tus recuerdos...

Un fuerte abrazo y nos vemos en el espejo

11:49 a.m.  
Blogger El Trimardito said...

Yo recuerdo a un León, creo que era la mascota de ese evento.
Qué tiempos aquellos!

Saludos!!

2:45 p.m.  
Blogger Tomas Sancio said...

Un amigo que jugaba basquet me cuenta que Michael Jordan estuvo en el Parque Naciones Unidas jugando con el equipo de EEUU.

12:59 a.m.  
Anonymous Ikarus360 said...

Chamo, me imagino como debiste haberte sentido en aquellos juegos, debio haber sido una experiencia unica. Lamentablemente yo naci a finales de los 80, aunque ya habia escuchado sobre este evento realizado en nuestro pais, el cual lo hicimos con bastante dedicacion y alegria.

Sobre Irene Saez, me parecio una buena decision ponerla de madrina de los juegos (creo que ella fue la que abrio oficialmente la ceremonia de aperura), con lo que la queriamos en ese entonces por habernos dado tantas alegrias.
He querido ver el video de la Inauguracion de los Juegos, pero no lo he podido conseguir (si alguien lo tiene contactenme). Espero que en este agosto, con motivo del 25 aniversario de los juegos, los medios nos regalen una buena retrospectiva de ese evento.

PD: Para El Trimardito, en efecto, la mascota era un leon llamado Santiaguito, en honor al fundador de la ciudad, Santiago de Leon, aparte de que el felino siempre ha sido un emblema inconfundible de la Sucursal del Cielo

5:02 a.m.  
Blogger Ayuramy Puchi said...

Miguel,
Tienes un toque especial para alborotarnos los recuerdos...yo también trabajé en los Panamericanos, había llegado de estudiar en USA y como hablaba inglés un vecino que trabajaba en el protocolo del aeropuerto me invito a ir un dia y me encantó...luego de eso que contratada, una amiga me prestó una falda azul muy sobria y con una camisita blanca, unos tacones y me carnesote...recibiamos a los atletas a la salida de los aviones, les ayudaba con sus pasaportes, la bienvenida, etc...para mi fue grandioso...con solo 18 añitos me sentia importante y elegante por supuesto.
Fui a varios juegos y conoci mucha gente.
Gracias otra vez Miguel, que tengas un fabuloso año y bendiciones para tus chamos.
Con cariño,
Ayuramy

3:10 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home