<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7560847\x26blogName\x3dPeor+es+Nada\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://peoresnada.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttps://peoresnada.blogspot.com/\x26vt\x3d8853004166748984398', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

domingo, 3 de junio de 2007

Amenaza femenina

Pareciera que las damas tuvieran más motivos para celebrar que los hombres, por lo menos eso es lo que pareciera ocurrir aquí en Amersfoort.

Si, aparentemente, en esta pequeña ciudad, los jueves también son días de aroma, pero en su versión femenina. Tanto es así, que la mayoría de estos días, en el restaurante hay mas mujeres que hombres. Pero lo de este jueves fue un verdadero récord, digno del libro Guinnes, y es que por increíble que parezca, a las ocho de la noche, llegamos a tener nueve mesas ocupadas, solo por mujeres, si señor, veintitrés damas, todas diferentes en su apariencia exterior, pero iguales en su esencia. Ya todos sabemos que hace unos años, algunos notables científicos del IVIC y otros de la NASA, conjuntamente con otros iniciados, comprobaron científicamente aquellos sabios y profundos axiomas filosóficos, que se originaron en la antigua Grecia: “Todas las mujeres son iguales”, y el otro: “Mujer que no jode es hombre”

Bueno, el caso es que este jueves no había en el restaurante ni un solo comensal del sexo opuesto, o sea, ningún hombre. Bueno yo estaba, pero no era comensal.

Se podrán imaginar fácilmente, que el restaurante parecía un gallinero, pues todas las mujeres estaban haciendo lo que mas les gusta hacer: Hablar, lo hacían hasta por los codos, y seguramente mal de alguien, con el agravante de que todas lo hacían al mismo tiempo, consiguientemente había un ruido infernal, insoportable, pero ellas estaban felices y radiantes en su elemento, en su periquera.

Lo que era realmente importante de la situación, como ya dije, es que no había ni un solo comensal del sexo masculino. Estaba yo, pero como no estaba comiendo, sino trabajando, no valía para esta estadística. Yo ni siquiera me había percatado de esta situación, me entere porque me lo comento una de las camareras del restaurante.

Además, ellas sabiéndose mayoría absoluta, con semejante diferencia numérica, estaban alborotadas y sin control y en su locura, le hacían bromas al único hombre visible en el restaurante: Yo, que valientemente resistía el chaparrón.

En un momento de la noche mujerística, vi hacia la puerta y observe con alegría que muy pronto cedería mi lugar de cayapeado, a un joven que acababa de llegar con dos muchachas.

Pero apenas entrar el trío, las mujeres como enloquecidas, empezaron a voltearse frenéticamente hacia la puerta para ver al hombre, que se sintió observado de manera intimidante, luego las chicas empezaron a aplaudir como si el muchacho fuera un artista famoso y en un alarde de histeria colectiva, empezaron a gritar como unas desaforadas, como si el pobre hombre fuera el único que quedara sobre la faz de la tierra. El muchacho, un joven inexperto, al ver semejante nivel de enajenación mental total y generalizado, como lo haría cualquier persona normal, reculó y en una muestra de gran valentía, arrojo y decisión, tomó las de Villadiego, o sea, dejo el pelero y se fue abandonando de inmediato en ese manicomio a sus dos amigas y sin darse cuenta hasta a mi mismo, eso era demasiado para él, muchas mujeres juntas, amenazando su integridad, física y quien sabe si también su integridad moral.

En ese momento, ante la situación de huida de mi relevo, todos los que estábamos en el restaurante, en silencio empezamos a vernos las caras desconcertados, hasta que exploto una gran carcajada colectiva, nos reímos todos por un largo rato, hasta que nos dolió la barriga.

Después de que paso todo, termine pensando: Con lo terribles que son y lo difícil que es vivir sin ellas.

19 Comments:

Blogger Dabart said...

jajajaj!!! como me pude reirrrr!!!! wow! realmente debe ser embarazante llegar inocentemente como ese muchacho y que te reciba unas ordas femeninas! una concentracion maxima de estrogenos! jejeje
Valiente tu eh? pero dime una cosa: las mujeres todas comieron mariscos? pues si es asi ya sabemos como terminò tu noche.... jejejeje
Saludos!

11:59 p.m.  
Blogger Rosa said...

Miguel estas perdido de machistaaaaaaaa y el Dabart otro mass que tremendos son.

12:04 a.m.  
Blogger JJ - said...

Vaya qué simpático, un humor tan fresco que me olvidé de varios detalles que ha tenido mi día.
Gracias por esta risa.

Un abrazo!
y un beso así nos reímos juntos.

12:40 a.m.  
Blogger Oswaldo Aiffil said...

Hola Miguel! Experiencia única, la tuya, que me habría gustado vivir. ¡Una alta concentración de mujeres! Yo lo más que he experimentado es montarme en un ascensor con cinco, todas calladitas, pero riendo por dentro y mirandome muy a su estilo, o sea, mirando sin ver. Yo aprovecho los segundos y las voy disfrutando una a una, con mi sonrisa por dentro, igual que ellas. Juntas intimidan pero a mi se me sube la adrenalina y enfrento el reto. Ellas, para destruirlo a uno, no necesitan andar en grupo. Un leve movimiento y le pueden cortar la respiración a uno durante una hora, je, je, je, je. Abrazos Miguel!

1:50 a.m.  
Blogger Consuelo said...

Hay Miguel, que bueno este cuento¡ Ahh muchacho pa valiente¡ jiji Aunque no tenias escapatoria.
Te dejo un beso¡

2:46 a.m.  
Blogger Joseín Moros said...

Interesante de leer, además muy divertido.
Gracias.

4:25 a.m.  
Blogger |_Bonny_| said...

LOL.

5:35 a.m.  
Blogger Pancho said...

Miguel, bendito seas entre todas las mujeres ja ja ja

Un abrazo

8:46 a.m.  
Blogger Mar said...

Vaya situación!!!!
Debió ser muy divertida, si señor!
Me imagino la carita del pobre chico.... pero, debió quedarse! Hubiera sido el rey, el rey de mambo...jajajajaja

11:08 a.m.  
Blogger Tu vecina Day said...

..23!mujeres,entre casadas,solteras,jovencitas,más adultas?..tertuliando Upss!..
-Contundente demostración de la crisis existente en las relaciones entre hombres y mujeres y claro indicio de como se satisfacen las relaciones de los hombres —primero por las madres, luego por las esposas— de forma que nunca se dan cuenta de lo poderosas que son las necesidades de ellas,que has hacen sentír dependientes, necesitadas y hambrientas de "Tertulias", precisamente, porque los hombres con quienes viven no han sido educados para ser capaces de dar este tipo de ternura?!(!?)ji,ji
PD:el chico como que prefirió irse a casa de su suegra,total peor es nada.ja,ja

Cariño virtual Miguel.

3:45 p.m.  
Blogger Waiting for Godot said...

Miguel: Y al final entonces la conclusión es que no pueden sin ellas? Nosotras tampoco sin ellos, porque "por ellos aunque mal paguen,aunque no paguen o aunque nosotros tengamos que pagar por ellos!" definitivamente bendito sean los hombres!! :) Besos!

6:29 p.m.  
Blogger Cho said...

jajajajajajajajaja
Miguel tus cuentos siempre son demasiado cómicos!!
Ese si que era un perfecto Lady's Night!
Saludos,

11:06 p.m.  
Blogger Rita said...

jajajajajajajaja
¡Excelente tu cuento!
Un besote

2:22 a.m.  
Blogger MariPosa said...

jajaja qué experiencia!!
Muero de risa imaginando la situación!! :D
Un besote

10:09 a.m.  
Blogger Marilia said...

Debo confesar Miguel que me has sorprendido con la narracion de esta historia.Quiero suponer que es un experimento.Un beso.

7:33 p.m.  
Blogger Miguel Pinto said...

DABART Pobre muchacho, eso era demasiado para él, lo bueno fue que lo entendió y apuró su huída. Ahora que lo mencionas en el restaurante siempre la gente come muchas gambas, mejillones y calamares… Huy Dios mío…

ROSA. Con este cuento, se me cayó la careta, ya todo el mundo sabe lo machista que puedo llegar a ser.

JJ muchas gracias, me encanta que este relato inocente te haya hecho olvidar algunos detallitos de tu día. Igual un abrazo y un beso, para reírnos juntos.

OSWALDO, yo estoy seguro que de haber sido tú el muchacho ese que dejó el pelero, te hubieras quedado para hacerme barra y tal vez en equipo hubiéramos podido con todas ellas. Je je je.

CONSUELO. Yo no tenía escapatoria, en cambio el chamo si, y eso fue lo que hizo, escaparse como un conejo, para evitar compromisos mayores.

JOSEIN Gracias

BONNY LOL yo también

PANCHO. En este caso si fui bendito de verdad, pues ante tantas mujeres solo me quedó hacerme el santo.

MAR. Bueno a veces hay que estar muy seguro de si mismo para aceptar el trono, ante semejantes súbditas. Jejeje.

TU VECINA DAY, tienes razón tal vez sea cierto lo de las necesidades de las féminas con respecto a la comunicación y esas cosas, no que pasa es que la mujeres hablan demasiado y no entran en sintonía con los hombres que casi siempre hablan menos. Ahora con respecto al amigo huido, creo que la exacerbación de la actividad hormonal de las chicas fue lo que lo asustó. Yo también me hubiera asustado. Otros cariños virtuales.

WAITING. You are right, like always. Besos y abrazos intensos

CHO. No había pensado en eso, ese pudiera haber sido el mejor título para el post: “Lady´s Night”

RITA, como siempre me encanta que lo hayas disfrutado

MARIPOSA, Pues así mismo como lo conté es que fue jejeje.

MARILIA, ¿Eres tú? ¿No? Seguro que si. Me alegra que te hayas hecho presente por estos predios.

La narración no es un experimento, es la dura y cruel realidad.

11:19 p.m.  
Blogger IMAGINA said...

¡¡¡¿Quééééééé?
VOY A PONERME A LLORAR!!!!
Otra vez NO ESTA mi comentario....buuuuuuuuuaaaaaaaaaaaaahhh!.
esta mañana estuve escribiéndolo y muy concienzudamente como por diez minutos!
Me muero de la arrecher...grrrrr.
Mañana vuelvo y trato de repetir lo que escribí, aunque será imposible.

(Ya me ha pasado contigo...¿será un karma?)

12:48 a.m.  
Blogger Azul... said...

nonono, si así esquesques!

Mejor me dedico a dar consuelo a Imagina por su comentario no aparecido: me ha pasado muchas veces y siempre en este blog, pero tú persiste y porsiaca, publica como "Anónima" y firmas y pones tu link a "manomente"

Miguelacho, Miguelacho... JUM!

1:12 a.m.  
Blogger IMAGINA said...

El comentario desaparecido decía más o menos:

1. Dí la verdad: venían de una convención de Tupperware que se llevó a cabo a dos cuadras de tu restaurante.

2. Desconoces profundamente lo que MAS nos gusta hacer a las mujeres. NO es hablar. Es comprar.

3. ¿Estás seguro que entró un hombre? ¿Y por un pinche hombre actuaron así? Ya sé: les serviste tapas de boquerón con queso de cabrales, el sandwichito orgásmico.

4. Aunque tooooooodo es mentira, te quedó bellísimo el cuento y nosotras,a pesar de toooodas las barbaridades que dices, te queremos igual.
Un abrazo,

7:03 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home