<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7560847\x26blogName\x3dPeor+es+Nada\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://peoresnada.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttps://peoresnada.blogspot.com/\x26vt\x3d8853004166748984398', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

miércoles, 25 de mayo de 2005

El grado de Giancarlo



Giancarlo Ya terminaste la universidad, hoy es la misa y mañana ya recibes tu título, es increíble como pasa el tiempo, en mi mente rueda en cámara lenta, una película de algunos momentos especiales que afloran de mi memoria, por ejemplo cuando naciste visitándote en la clínica, no sabes cuanto nos reímos con el loco del obstetra que atendió a tu mamá, ella no debía reírse por la cesaria, pero igualito estábamos todos muertos de la risa, incluyéndola a ella, nos mandaban a callar desde las habitaciones de al lado, dile a tu papá que te cuente, dile que te cuente también que naciste enmantillado, tal vez eso no lo sabías, aunque creo que eso no es determinante en el radiante futuro que tu mismo te estás forjando, pues esto lo estás logrando por tu esfuerzo y tesón, no por la mantilla.

Recuerdo con detalles cuando te buscaba junto con tu hermano, el gran Mauricio en la guardería, esa casita bonita que prácticamente estaba metida dentro del cerro Avila, siempre pensé que ese sitio estaba lleno de duendes que los protegían a ustedes, que bonitos recuerdos, los de tu colegio, el Santa Rosalía, que fue el mismo que el mío, de tus tempranos éxitos en tus estudios de secundaria, ya aquí mostrabas tu interés por los estudios y eso nos alegraba a todos, veo en esta recopilación cinematográfica mental, retazos de nuestros viajes a Caruao, con tu papá y Mauro, en el súper Toyota azul, ¡que bien la pasábamos! de los exquisitos almuerzos de pescadito frito con tostones y ensalada en el comedero de Josefa, luego mas tarde otros momentos buenos y otros no tanto, pero esa es la vida, yo atesoro estos recuerdos y me hacen vivir intensamente cuando rebobino y vuelvo a ver estas imágenes, si algo tengo que hacer ahora es agradecerte a ti y a la misma vida por darme la oportunidad de tener ese gran tesoro dentro de mi.

No sabes lo feliz que me siento al ver que en ti hay, aunque sea un poquito de mi, que algo deje en tu formación como hombre, en tus gustos, en tu amor por la música, por las chicas bonitas e inteligentes, aunque mal paguen, como dice la cancion, por los buenos amigos, por tu bella familia, y otros valores heredados de tu papá de Ligia, de los nonnos, de los abuelos, de los tíos y de mi, que me demuestran que eres un hombre de bien.

No puedo evitar imaginarme como estaría tu mamá ahora, no cabría en si misma de orgullo, como siempre lo estuvo de ustedes dos, la veo en el acto de grado toda elegante y bonita como siempre, aplaudiendo apasionadamente, con su gran sonrisa, llenando de luz el paraninfo, de pié al escuchar tu nombre, feliz, como siempre lo fue, inmensamente feliz. Sabes Giancarlo, siempre he pensado que cuando nuestros seres queridos se van, realmente no lo hacen, si no que continúan viviendo en nosotros, en nuestros recuerdos, yo se que María Eugenia vive intensamente dentro de todos nosotros.

Un título universitario, ahora mas que nunca es importante, pues te abre muchas puertas, pero recuerda que las puertas importantes, la de la sapiencia, de la ética, de la lealtad, de la honestidad, del respeto por los demás, de la humildad, esas las abres tu mismo, haciendo uso de tus conocimientos y valores, con el tiempo y la experiencia irás encontrando cada una de las llaves necesarias e irás abriendo estas puertas, que te dirán cual es el camino del verdadero éxito, el que esta basado en ser un hombre de conocimientos y de bien.

Te deseo toda la suerte del mundo, y que este grado universitario, sea otro logro que permita que tu camino hacia la plenitud y la felicidad sea un poquito mas llano y seguro.

Nunca olvides todo lo que yo te quiero, tu sabes cuanto.

Tu tío-padrino Miguel.

7 Comments:

Blogger Maléfica said...

Definitivamente todo está conectado. Yo también estudié en el Santa Rosalía (supongo que hay uno sólo en Caracas, al lado de la Iglesia Santa Rosalía en el centro ¿no?)

7:10 p.m.  
Blogger stelle said...

Que lindo. Felicitaciones al graduando y al orgulloso tio padrino

7:55 p.m.  
Blogger Giancarlo said...

Damn Tio-padrino-papá. No sé que decir. Esto va beyond mis emociones... Mejor, cuando no hay palabras; callar. Pero aqui dejo un comment mudo pero repleto de emoción. Mucha, muchísima...

Que intenso... Luego intento comentar algo con más propiedad. Por ahora te dejo esta cosa que parece un suspiro interminable

Gracias super tío, tu sabes tambien cuanto te quiero

Giancarlo

8:39 p.m.  
Blogger Gabriel said...

Si hay un Super-tío significa que hay un Super-sobrino. Mis felicitaciones a Giancarlo por la meta lograda extensivas a toda su familia. De aquí pa´lante a ponese alpargatas que lo que viene es joropo. Éxitos en todo lo que te propongas y porfa ..... no dejes de "bloggearlos", pa sabe como va la vaina !!!!

6:48 a.m.  
Anonymous Irina said...

Bueno niños no puedo con esta emocion!!! Por los dos, por ti Mi Gianca querido, bellisimo regalo que me trajo la vuelta a mi pais, y por ti Miguel, un bono extra que trajo ese regalo, tan admirado y querido por el. Por el te conozco y aprecio. Conectadisimos con este post, palabras bellas y sabias de un hombre que solo puede escribirlas con un amor como el que comparten.
Un beso muy grande a los dos.
Irina
PD: Miguel ya le ofreci una cenita digna de esta celebracion, sin expectativas de que se comparen con las tuyas, pero te prometo prepararsela contigo en la cocina.
Otro beso.
Irina

7:01 a.m.  
Blogger Miguel Pinto said...

Bueno Irina, en algún momento se cumplirá esa cenita conpartiendo tu y yo la cocina ;-)

12:57 p.m.  
Anonymous Von Salomé said...

Me ha emocionado mucho este texto tuyo Miguel. Felicidades a Giancarlo por dos cosas, por su graduación y por ser digno de un amor tan hondo.

Que los dos lo compartan muchos años y sean muy felices. Ya tienen lo que más hace falta, además de comer. :D

Besos
María

12:02 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home