<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7560847\x26blogName\x3dPeor+es+Nada\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://peoresnada.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttps://peoresnada.blogspot.com/\x26vt\x3d8853004166748984398', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

martes, 12 de diciembre de 2006

El conejo mojado


Una de las cosas que me llama mucho la atención aquí en Holanda, es que los perros son tan inteligentes, que pareciera que hablan, a veces pienso que hasta es posible que lo hagan y que yo no les entienda, porque lo hacen en Holandés del norte, que es muy raro.

Aquí los mejores amigos del hombre son muy obedientes y educadísimos, en muchos casos mucho mas educados que algunos humanos, cosa que no resulta ser muy sorprendente, tomando en cuenta el nivel de barbarismo que hay actualmente en cualquier parte del mundo.

Otra cosa digna de ser mencionada, es que aquí no hay ni gatos realengos ni perros callejeros, todos tienen dueños, o para decirlo más claro, los animales son amos de sus dueños, no se si me explico. Claro, con esta premisa, aquí usted nunca atropellará a ningún animal doméstico de estos, pues ellos estarán siendo inexorablemente protegidos por sus amos.

En contraparte, apenas coges un montecito, hay conejos por todas partes, eso si, y facilitos de atropellar pues son medio bobalicones. Ayer cuando regresaba a la casa, en una avenida larga y muy oscura, y con una lluvia muy densa, me vi de frente con un conejo, que encandilado con la luz de la moto, se quedó como un peluche, inmóvil y con los ojos pelados por el terror.

En ese instante, como una película, me pasaron por la mente las imágenes de las comiquitas del conejito con cara de asustado diciéndole al cazador: “Señor, señor, por favor no me mate que tengo mujer e hijos” o la calcomanía que dice “Yo freno por los animales”, así que cumpliendo con esto último, frené de repente, con el piso mojado, la moto derrapó un poco, pero no llegue a caerme, eso si, le llegue muy cerca al conejito, pero no lo vi pasar.

Paré la moto, me bajé, y vi al animal tendido en el piso, estoy segurísimo de que no lo golpee, pues no sentí ningún impacto, ¿que le pasó al conejito, se habrá infartado por el susto?

Me acerqué más, y en cuclillas observé cuidadosamente si estaba herido o si respiraba, y si, lo hacía, de manera muy agitada, me acerqué mas, decidido a tocarlo para ver que pasaba, así que lentamente empecé a acercar mi mano al animalito empapado; lo confieso, con un poco de temor. ¡Que locura! Pensaba para mis adentros, yo aquí, en medio de la nada y con este palo de agua, tratando de tocar a un conejo desmayado, vaya situación bizarra esta, con eso en mente seguía acercando mi mano al inerte animalito, y cuando casi hago contacto, el bicho saltó como si le hubieran hecho un electroshock, y salió corriendo desorientado como alma que lleva el diablo, y yo casi me trago el corazón del susto que me pegó, tan repentina reacción conejera.

Después de esta gran impresión, tuve que tomarme mi tiempo para recobrar mi ritmo cardíaco-respiratorio. Cuando finalmente logré recuperarme del susto, me monté nuevamente en la moto, emprendí bajo la pertinaz lluvia el resto del camino con una gran sonrisa en mi cara por lo ocurrido y en mi mente una pregunta: ¿Quién resultó ser más conejo, el conejo o yo?

12 Comments:

Blogger Mil Orillas said...

JAJAAAJAJA!

Qué bueno tu cuento!

El instinto y los mecanismo de defensa nos salvan siempre!

9:21 p.m.  
Blogger Rosita27 said...

JAJAJA.. bueno el conejito pensaría a este lo voy a asustar también... así que te pagó con la misma moneda.. jeje.. que bueno que aún existan personas con el espíritu conservacionista..
Saludos!!!

9:22 p.m.  
Blogger Waiting for Godot said...

Epa Miguel: ese conejo es holandés pero no pendejo, jajajjaa, te vio la cara de Conejo! Ese pensó: me hago el muerto y lo jodo, jajajajajaja!!!
:)

9:27 p.m.  
Anonymous Jose Rojas said...

jajajajajaja.. Pobre conejo (el que postea) xDDD

9:30 p.m.  
Blogger DovMD said...

"¿Quién resultó ser más conejo, el conejo o yo?"

jejejejeje

Está buena la vaina!

Un abrazo hermano,

9:47 p.m.  
Blogger Curiosa said...

Demasiado bueno jajajajaja
Tenia tiempo que no asociaba la palabra conejo con una "conejada" de uno jajajajajajajaja
Vaya susto,no?

10:18 p.m.  
Blogger Evelyn said...

Jajajajajjaja, imagino al amigo de las orejas largas y nariz rosa hablando con sus amigos sobre lo que le pasó con un conejo que encontró en la vía ese día...
(qué buena tu reacción, no muchas personas se hubiesen detenido!!!)
Saludos!!!

11:32 p.m.  
Anonymous topocho said...

Demasiado cómico :-D

11:34 p.m.  
Blogger Yolanda Fernández said...

Qué buena la historia, me atrapó...y me hizo reír...buena y muy enternecedora tu actitud. Es que, a veces, somos taaaan conejos, que hasta los conejos nos hacen eso...te "dejó el pelero", como decimos acá...

2:28 a.m.  
Blogger NORKA said...

Y TE ASEGURO QUE LO VOLVERIAS HACER,SUENA MUY COMICO PERO QUE GENIAL QUE AYUDARAS AL CONEJITO,SALUDOS VENEZOLANOS

3:55 p.m.  
Blogger Rita said...

¿El conejo mojado? o ¿El conejo vacilador? :D Me reí horrores de imaginarte estudiando qué hacer y al mismo tiempo pensando en las comiquitas del conejito con cara de asustado hablandole al cazador
¡¡¡Buenísimo!!! Parece una escena de Woody Allen

10:46 p.m.  
Blogger Luzardo (AKA Procer) said...

Buena vaina que te echó el conejo, bueno, fue un simpático momento entre 2 personajes víctimas de una situación ingenua. El conejo ni cuenta se dio que te asustó con ese salto típico de ellos.

Saludos amigo, feliz navidad!

5:57 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home