<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7560847\x26blogName\x3dPeor+es+Nada\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://peoresnada.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttps://peoresnada.blogspot.com/\x26vt\x3d8853004166748984398', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

miércoles, 27 de diciembre de 2006

Hay que ser ingenuo para no creer


A Daniel le brillaban intensamente los ojos y tenía una expresión de verdadero asombro, al descubrir que de la nada y como por arte de magia, después de las 12 de la noche, la base del arbolito se había llenado de regalos, les confieso que yo también me sorprendí gratamente con esta sorpresa.

Inmediatamente, Daniel giró sobre sus talones para ver la mesa del comedor y corroborar, con gran excitación, que la torta negra de navidad y la leche, que él mismo había dejado, habían sido devorados. Con los ojos vivaces y desorbitados por tanta emoción sentenció seguro: "El Niño Jesús ya estuvo por aquí".

Inmediatamente fue al arbolito, se sentó en el piso para buscar entre los regalos el suyo, y encontró uno grande para él, sin esperar ni un instante, destrozo el papel que lo envolvía, como corresponde a la emoción del momento. Ya una vez descubierto, vió que en sus manos tenía eso que tanto había deseado, el fastuoso e increíble "Motorized Katamaran" de Lego. Papá, papá, mira flota de verdad me decía, lo puedo poner en el canal... Con una gran sonrisa tatuada en su rostro, indeleble, imposible de borrar, se lo enseñó a todos, con gran emoción, como si en ese barquito fueran a navegar todos sus sueños, para volver a él convertidos en realidad. Y yo me sentía inmensamente feliz de verlo disfrutar así, lo que le había traído el Niño Jesús.

En cambio los trece años de Andrés hacen diferente esto del Niño Jesús, pues, aunque "Jesusito" ya sabe lo que él quiere, nadie puede decidir como lo quiere, sino él mismo Andrés, por lo tanto, el hecho final de obtener el regalo del Niño Dios, en este caso requiere de un poco de intervención humana.

Así que, Niño Jesús mediante y con todos los datos que el mismo Andrés nos había aportado buscamos la mejor bicicleta para el. Así que el 23 fuimos María y yo a la tienda de bicicletas en la ciudad vecina de De Bilt, para ver la que pensábamos que era ideal para él, pero nos parecía demasiado alta.

Al llegar a la casa, con cuidado de no romper ninguna ilusión, ni ninguna sorpresa y sin darle mucha información le dije: Mañana me acompañas a De Bilt, para que veas una cosa. Y así fue, nos fuimos a eso de las diez de la mañana, tranquilos, sin ir por la autopista, quería que esto fuera un paseo de disfrute, así que tomamos la N237. Ibamos muy relajados a 80 km/h, que es la velocidad máxima permitida en este tipo de vía, escuchando musiquita. Es increíble cuando puedes escuchar la música que escucha tu hijo y disfrutarla de manera natural y también es muy gratificante lo contrario, o sea que tu hijo escuche la música que a ti te gusta, sin que la diferencia de edades ni la de roles, él de hijo y yo de padre, tenga ninguna influencia.

Los diecisiete kilómetros se hicieron muy cortos, entramos a la ciudad y al acercarnos a la tienda le pedí a Andrés que cerrara los ojos, ya al frente, aún dentro del carro, le dije: Pon la cara hacia acá (apuntándosela a la vitrina, donde exponían la bici que habíamos preseleccionado para él) y ahora abre los ojos. Al abrirlos, se quedó en neutro, no sabía porque estaba allí, le di treinta segundos para ver si caía y le dije: Creo que nos deberíamos bajar para que veas algo que creo que te va a gustar, en ese momento ya se empezó a emocionar.

Entramos a la tienda y a nuestro encuentro vino el señor que nos había atendido el día anterior, nos saludó con una amplia sonrisa y me preguntó, ¿Este es el muchacho del que me hablaba usted ayer?, Si, este mismo es. Entonces siéntanse como en su casa, y nos dejó solos, le mostré la bicicleta a Andrés y le pregunté, ¿La quieres probar? Si, claro que si papá, me respondió. Salió de la tienda manejando la bici y ciertamente era muy alta, el señor de la tienda corroboró técnicamente nuestra apreciación, y nos propuso que probara una un poco más baja, pero diferente, pues era mucho mejor, 100% aluminio, con muchos accesorios, gris metal y negro, y un poco mas cara, Andrés la probó y regresó con una cara parecida a la de Daniel, cuando vio que habían desaparecido la torta y la leche de la mesa el día de Navidad.

Con gran excitación me dijo, papá yo quiero esta, y no te preocupes que la diferencia la pongo yo de mis ahorros. Esta iniciativa de Andrés me pareció digna de ser tomada en cuenta, su aporte muy importante, esa toma de decisión rápida y determinante me gustó. Así que llegamos a un acuerdo. El señor encantado escuchándonos negociar, nos preguntó en que idioma hablábamos, le respondimos en español, que bonita lengua, comentó y muy amablemente nos dio un muy buen descuento adicional.

Los dos salimos contentísimos de la tienda de bicicletas, Andrés porque tenía una estupenda bicicleta nueva y yo por tener la oportunidad de ver a mi hijo crecer un montón de una sola vez.

Después de relatarles esta bonita experiencia de navidad, una reflexión surge en mi mente: Que increíble es tener que escuchar a algunos adultos tontos por allí, decir aquella famosa estupidez: “Es que el Niño Jesús no existe”, y lo peor es que se lo creen, dicen ademas: ya se lo dije a mis hijos, o ellos ya lo saben.

Desde luego, hay que ser bien ingenuo para no creer en el Niño Jesús.

29 Comments:

Blogger caribbeangirl@cantv.net said...

Tu siempre con tus historias y tu manera maravillosa de describirlas!
ay los niños! que maravillo ver sus caras! es que definito que las navidades les pertenecen a ellos...

Y los anectotas! de los padres!jajaja eso es lo mejor! mi hermana como sabrás es maestra y los cuentos del Niño son espectaculares! te imaginas la imaginación? creo que voy a hacer un post de esos anectotas!

si, ese Niño Jesus!!!!!!!!!

que pasen unas bellas fiestas
besos

CARI

3:54 a.m.  
Blogger Mil Orillas said...

Qué hermoso, Miguel! Y qué suerte tienes de tener a tu familia y ellos de tenerte a ti!

(Por momentos creo que en casa, el niño de tres años, juega a que nosotros creamos que el cree. O es demasiado serio y se toma a Santa Claus con mucha reverencia! Pero luego veo que esa cara que mencionas la tenía! Una mirada que no atino describir pero que me arruga el corazón espamódicamente!)

Besos a tu linda familia!
Bellos tus hijos!

10:48 a.m.  
Anonymous topocho said...

:-) Definitivamente los regalos son la bendición de quien los hace, un abrazo desde Veenzuela (pero es nada ;-)

11:42 a.m.  
Blogger Consuelo said...

Tengo dias pensando que es indescriptible el momento en que los hijos reciben los regalos...lo que se te llena el corazón de su alegría..y tu lo has logrado¡

Que encanto oirte esta historia familiar. Un fuerte abrazo para ti y todo lo mejor en éste venidero año.

12:40 p.m.  
Blogger Miguel Pinto said...

Caribean, los niños son lo máximo, trato siempre de aprender de la intensidad que tienen de sentir las cosas, además disfruto un mundo con su energica y contagiosa alegría.

12:43 p.m.  
Blogger Miguel Pinto said...

MILO, La navidad es lo máximo, es la mejor escusa para regalarle un montón de cosas a la gente que queremos, pero la experiencia del Niño Jesús, no tiene comparación.

TOPOCHO, yo siempre digo lo mismo, lo mejor de los regalos es darlos.

CONSUELO, lo mejor es aprender a disfrutar plenamente de estos momentos, y yo lo hago hasta mas no poder. Gracias por tus buenos deseos, igualmente deseo para tí y toda tu bella familia, que tengan un año lleno de un montón de proyectos para convertirlos en realidad.

12:50 p.m.  
Anonymous caribe said...

Feliz Navidad! Ya veo q los chamos la estan pasando super :-) Saludos a todos!

2:50 p.m.  
Blogger Curiosa said...

Ciertamente tu manera de contar las cosas que te suceden hacen que uno se sienta como leyendo un buen libro. Me encanta la manera como abordaste todo y el final feliz, la madurez de tu hijo aunada a su inocencia y felicidad por lo recibido. Que lindo,de verdad!
Tambien es cierto que bien tonto es quien no cree, pero a cada quien le toca creer cuando menos lo piensa.
Un abrazote desde aqui hasta alla.

4:04 p.m.  
Blogger Bob said...

Me recordaste cuando buscaba debajo del arbol mi regalo a los 6-7años, nada como acostarse el dia antes con la emocion del "que me traera el niño Jesus?"

Saludos

Dr. Bob

5:16 p.m.  
Blogger Guachafitera said...

Y quien dijo que el Niño Jesús no existía? Con mi sobrino de 14 días de nacido ya estoy tratando de imaginar como conciliar Santa Claus con Niño Jesús y "la Befana" sin que se vean las costuras...

Yo fui muy dedo-en-la-llaga de pequeña pero mis padres se esmeraron en construir la fantasía a mi medida. Tanto, que hasta los 10 años creía seriamente y hoy creo ferviementemente!

Que suerte tiene el Niño Jesús de comer torta negra de casa Pinto...

Un abbraccio

6:43 p.m.  
Blogger Troka said...

Este año mi muchachota de 11 años me preguntó un poco apenada pero con una sonrisa cómplice: "mami es verdad que el niño Jesus no existe? que son los papás de uno los que traen los reaglos?" no tuve corazón para desilusionarla, solo le pregunté ¿qué crees tu?...se le iluminó la cara y me dijo que ella creía que si existía y pasó a enumerarme un montón de detalles por los cuales ella creía que sí, veremos si el año que viene me lo vuelve a preguntar...
Un abrazo!

9:32 p.m.  
Blogger Roswell Joselin said...

Hola Miguel que hermoso post, me pusiste el corazon blandito, definitivamente la inocencia de los hijos es lo maximo, esa ilusion y esa miradita a la mesa donde dejan la galletas o la tortica con la leche yo creo que es inolvidable para nosotros como padres..
Gracias por compartir su noche de navidad con nosotros...
Besos a esos pavos bellos y que disfruten mucho sus obsequios por que la compania familiar veo que la disfrutan al maximo, que rico :-)

6:27 a.m.  
Blogger Miguel Pinto said...

CARIBE, los chamos tienen la receta mágica para pasarla bien siempre y por la famosa ley de la transitividad: "Si ellos la pasan bien, nosotros también"

Saludos amigo, y muchas felicidades.

CURIOSA, así me sale contar las cosas, los detalles hacen vívido y vigoroso el relato, muchas gracias por tus palabras.

Si crees en la esperanza, si tienes sueños que quieres convertir en realidad, si crees en la alegría de la vida, si crees que los niños saben muchas cosas que tú ya has olvidado, si crees en ayudar a los necesitados dando algo de lo que tú tienes, entonces irremediablemente creerás en el Niño Jesús.

Un abrazo y muchas felicidades.

BOB, verdad que la ilusión de descubrir lo que ta había traído el Niño era increíble y lo más bonito es que aún lo recuerdas.

Felicidades amigo

GUACHAFITERA, claro que existe, imaginate que nosotros aquí para conservar nuestras costumbres e integrarnos a las de aquí, celebramos Sinterklaas, Niño Jesús y la Befana, así que somo todos unos creyentes cuando de dar regalos se trata.

Un abrazo navideño y feliz año nuevo.

TROKA, deja que tu hijo crea en el Niño Jesús, yo intento seguir siendo niño aún a mis cincuenta años, así que el siga siéndolo a los once, está perfecto, ojo y no te creas que lo mío y lo del Niño Jesús es una postura, es que verdaderamente creo en él.

Felicidades y un abrazo navideño.

ROSWELL, no se quien disfrutó más, si Daniel viendo el plato y el vaso vacío o yo viéndolo a él, yo creo que de eso se trata, hay que tratar de ser felices permanentemente, aprovechando todas las oportunidades que se presentan, pues si las perdemos estando tristes, ya las perdimos.

Un gran abrazo y mucha alegría, salud y suerte con esa bellezura que está por venir.

12:06 p.m.  
Anonymous Yasenska Martinez said...

Amigo Miguel!!!!

Desde Drachten, Mi esposo yo les deseamos a toda su familia los mejor para este año 2007, Felicidad, Salud, Amor y Prosperidad. Lo felicito por proveer a los que leemos el blog de tantas historias maravillosas, donde nos identificamos la más de las veces.

Quiero felicitarte por tus palabras del 3 de Diciembre en La Haya, de verdad no sabes como impactaron mi vida. Me diste esperanza y fuerza para superar todos los obstáculos que implican estar jejos de la familia y de la vida tal y como uno la ha vivido.

y Que VIVA EL Niño Jesús!!!!!

2:44 p.m.  
Blogger |_Bonny_| said...

Guau. Leerte siempre es un gusto. Ojala pueda criar a mis hijos de la manera en la que tu lo haces, Miguel. Te felicito. Se nota que eres un padre EXCELENTE.

Felices fiesta para ti y para tu familia..

6:11 p.m.  
Blogger Azul... said...

Pero por supuestísimo que existe el Niño Jesús!!! Y debe sonreír de forma tal cada vez que un niño se emociona con sus regalos, que la sonrisota no le debe caber en la carita... Mi hija Isabella el año pasado vio hasta los duendecillos que, según ella, ayudan al Niño Jesús a cargar los regalos porque, obviamente, "un bebé (Jesús) no puede con tanto lío de paquetes"

Yo aplaudo a Tagore: Los niños son la muestra de que Dios no ha perdido la fe en los hombres

Un besote, paisano, que el año que viene sea estupendísimo para ti y para los tuyos

6:12 p.m.  
Blogger Evelyn said...

Ante todo Feliz Navidad para ti y tu familia, desde acá mucha energía para que el próximo año sea de los mejores que hayan tenido!!!!!!

Respecto a lo que dices: yo con 29 años aún pongo mis deseos bajo el árbol y mi ilusión de recibir el Niño Jesús no ha cambiado, mis padres ponen al lado del Nacimiento en su casa mi regalo, para cuando apenas llegue cual niñita suba a buscarlo...
Y soy de las que se queda lela viendo las luces del arbolito de Navidad, y de las que canta Niño Lindo inconcientemente...
Me encanta esta fecha, me encanta que mis primos peqeuños me regalen tarjetas hechas por ellos con pasta pegada, el desorden que se arma con el papel de regalo en la reunión familiar...
Sin duda alguna, el Niño Jesús existe!!!!!!!!!!!!!!

7:38 p.m.  
Blogger Miguel Pinto said...

Yasenska, después de leer tu comentario tan especial, te escribí un mail bien largo e intenso, y no se por que extraña razón, poco antes de enviarlo, "gmail" me hizo una de las suyas y perdí todo lo que te había escrito, pero no importa.

Muchas gracias por tus deseos hacía nosotros, tú sabes que son recíprocos de nosotros hacia ustedes. Así mismo agradezco un montón que leas mi "Peor es Nada, y que además te guste.

Lo que te dije el tres de diciembre en La Haya, es cierto, es mi truco para no hundirme en la nostalgia, y te digo que me funcionó muy bien.

Al final debemos hacer nuestros mejores esfuerzos por estar bien, el sitio geográfico, las costumbres locales y las diferencias, no prevalecerán ante nuestros deseos de ser exitosos y plenamente felices.

Cuando haya pasado algún tiempo verás con sosiego y con una gran sonrisa que tomaste la mejor decisión.

No lo puedo negar, me siento identificado con personas como tú, emprendedoras de sueños, que día a día luchan por hacerlos realidad, este no es fácil, pero cada día se irá haciendo menos difícil y habrás dado otro paso para lograrlo.

Reciban los dos un gran abrazo y nuestros deseos de mucha salud, felicidad y suerte en el año nuevo y cuenten con estos nuevos amigos para siempre en Amersfoort.

Los Pinto.

12:20 a.m.  
Blogger Miguel Pinto said...

Bonny, gracias por tus palabras, estoy seguro que con tus hijos los harás muy bien. Un besote y muchas felicidades en el año nuevo.

AZUL. Los niños son lo máximo, no dejemos que desaparezaca el que todos llevamos adentro.

Recibe un gran abrazo y mis mejores deseos para el año nuevo.

EVELYN. Somos del mismo equipo, yo sueño todo el año con la navidad, hago planes y luego cuando llega la disfruto muchísimo, como un niño, por eso siempre digo: "Que viva la Navidad".

Un abrazote con mis mejores deseos para el nuevo año.

12:29 a.m.  
Blogger unocontodo said...

Se respira (lee) satisfacción pura... un papá burda de pana, que bien. Saludos y creo que ya no necesitas regalos, nada mas ver a tus chamos disfrutando.

7:07 a.m.  
Blogger Miguel Pinto said...

UNOCONTODO, es cierto, a mi me hace muy feliz dar regalos. Felicidades amigo en el venidero año, con mucha salud, éxitos y alegría

12:41 a.m.  
Blogger Lycette Scott said...

Que bello Miguel, supongo que la mejor epoca para disfrutar la navidad después de la niñes, es la edad de ser padres..que hermoso de verdad.
Besos y feliz 2007 en com,pañía de los tuyos

1:45 a.m.  
Blogger Roswell Joselin said...

PASABA A DESEARTE UNA MUY FELIZ NOCHE VIEJA Y MUCHA FECIDAD PARA EL 2007.
BESIS
RO

6:10 p.m.  
Anonymous stelle said...

Ciertamente, como creer... con vivencias como estas con los chamos?

Como siempre lindas tus anecdotas, llenas de sentimiento.

Recibe un abrazo y feliz año nuevo en unión de tu familia. Reciban un 2007 cargado de salud, amor, prosperidad!

2:03 a.m.  
Blogger MariPosa said...

Feliz año 2007 para tí y tu familia Miguel!!
Me encantó tu post! soy una firme creyente de que el niño Jesús existe, claro que sí! siempre que puedo me paseo por tu blog y de verdad me parece maravilloso!!
Felicitaciones por tu super premio (bien merecido).
Un abrazo :)

9:08 a.m.  
Blogger Jacqueline said...

Fíjate si será cierto que el Niño Jesús existe, que Valeria pidió una bici montañera de aluminio también para esta Navidad. Con la GRAN DESVENTAJA de que en Montreal prácticamente no hay bicilcetas en invierno. Las tiendas de bicis se llenan de patines, esquíes, snowboards y palos de Hockey con las primeras nevadas. Bueno, pues el Niño Jesus no descansó día y noche, llamó a todos sus ayudantes, buscó en cada rincón de la ciudad. Justo el 23 por la mañana, a punto desesperado de cruzar la frontera a Vermont para tener mejor suerte, encontró en una tienda una Giant de niña último modelo light blue como para MORIRSE!!! con muchos accesorios y cosas ajustables para que le dure 3 años. El Niño Jesús casi le besa los pies al dueño de la tienda y el 25 Valeria fue la niñita más feliz del vecindario...

Creo que pronto van a hacer la película en Hollywood de esta historia de la vida real.

Espero que tengas un pañuelo para secarte las lágrimas...

10:22 p.m.  
Blogger Miguel Pinto said...

UNOCONTODO, tienes razón, ver a los chamos disfrutando es más que suficiente para mí.

LYCETTE, Gracias, deseo lo mismo para tí en el año nuevo.

ROSWELL, Muchas felicidades pata tí y toda la bella gente quete acompaña.

STELLE, Tiempo sin saber de tí, que bueno que te apareces. Los niños son niños por tiempo limitado, por eso disfruto cada segundo que puedo con ellos. Recibe un abrazo y mis mejores deseos para el año nuevo.

MARIPOSA. Muchas gracias por tus comentarios tan estimulantes, recibe también un gran saludo.

JACQUELINE, es que cuando alguna niña buena, pide algo, el Niño Jesús es capaz de mover todos sus recursos e influencias para conseguir el regalo deseado. Las bicicletas Giant son de las mejores que hay, imáginate que son de las mas vendidas en Holanda y aquí la gente sabe de bicis.

No tenía pañuelo y me sequé las lágrimas con la manga de la camisa.

12:49 p.m.  
Blogger Cho said...

Se nota que pasaron una bella Navidad!!
Feliz 2007 para ti y tu familia!! Todo lo mejor para este nuevo año
Saludos

7:40 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Soy Inadaptado Social y si quereis pasar un buen rato, entrad en http://soyinadaptado.blogspot.com o www.kepereza.es.kz

6:54 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home