<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7560847\x26blogName\x3dPeor+es+Nada\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://peoresnada.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttps://peoresnada.blogspot.com/\x26vt\x3d8853004166748984398', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

sábado, 10 de julio de 2004

I always travel by San Ruperto

Foto: Rafael Aular

Ese fue un graffitti que en los años 80 estuvo escrito en alguna pared de Caracas, y de verdad que me pareció brillante, me sentí representado en la sencilla y ánglica frase. Yo si viajé muchísimo en "el San Ruperto", (como le decíamos los panas), para ser mas justo, todos los días desde Puente Hierro hasta la UCV (Fac. de Ciencias) y al revés, era el medio de transporte mas importante en mi etapa de estudiante universitario, luego papá me regaló su Opel Rekord del 68 e inicié mi época de hombre independiente, no me hacía falta esperar ningún San Ruperto, yo tenía absoluta libertad de acción, tanto así que un sábado fui a la universidad de lo mas normal a un examen de cálculo numérico, presenté la prueba, regrese a mi casa y al buscar las llaves de mi casa encontré también las del Opel, ¿saben que?, había dejado el carro en la universidad, que locura, en otras palabras, me fui a la casa en mi San Ruperto de siempre, aun teniendo absoluta libertad de acción.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Pues yo viajaba en el carrito de Lola: un ratico a pie y otro echándole bola. También me tocó tomar el de San Fernando: un ratico a pie y otro caminando. Pero eso de tomar el de San Ruperto, San José, Cotiza, pues no era mi ruta.

1:38 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home