<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\0757560847\46blogName\75Peor+es+Nada\46publishMode\75PUBLISH_MODE_BLOGSPOT\46navbarType\75BLACK\46layoutType\75CLASSIC\46searchRoot\75http://peoresnada.blogspot.com/search\46blogLocale\75es_VE\46v\0752\46homepageUrl\75http://peoresnada.blogspot.com/\46vt\75-7149271812271848686', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

jueves, septiembre 27, 2007

Excusas, excusas y mas excusas (Actualizado)



ACTUALIZACIÓN

Les doy un millón de gracias por sus comentarios, llenos todos de buenos deseos para este proyecto, que verá la luz el próximo miércoles 10 de octubre, capitalizo estas buenas vibras como un aporte muy positivo de cada uno de ustedes.

También saqué un poco de tiempo y pude responder a sus amables comentarios, ustedes me sabrán entender mi demora, pero mas vale tarde que nunca. Pueden leer estas respuestas en el comentario Nro. 33.

Y también eliminé el super regalo que me dejó en los comentarios, uno de mis lectores que además es también spammer, nada mas y nada menos que mas de 120 páginas de texto, solicitando mi colaboración para la adopción de una "garza azul de pico corvo y patas planas" en peligro de extinción en la jungla de Indonesia. pero bueno, ya le hice saber que no estaba interesado.

FIN ACTUALIZACIÓN

Pido mil disculpas a los siete lectores que frecuentan este Peor es Nada, últimamente he estado muy flojo escribiendo, no respondo todos los comentarios que ustedes me dejan, comento poquísimo en sus blogs y he bajado bastante la frecuencia de mis publicaciones. Les juro que esto es involuntario, lo que pasa es que además de esto del blogueo, se me han juntado otras cosas muy importantes, tres son las que mas tiempo me quitan. Hay un restaurante que inaugurar, una certificación que aprobar, y un idioma que aprender.

¿Les parece poco?

Bueno, les confieso que a mi tampoco, pero voy saliendo airoso, por lo menos la primera cosa es que la apertura ya es el 10 de octubre; si, yo estoy que no me lo creo, tantos sueños, tanto esfuerzo, tanto tiempo invertido, mas el que hemos tenido que esperar y ya es casi un hecho, es increíble. En segundo lugar, para lo de la certificación, tengo que prepararme para el examen final, no es nada del otro mundo, pero el libro es gordito y con mucha información, les prometo que cuando hayan pasado estos dos grandes compromisos, tendré mucho más tiempo para postear con la frecuencia deseada. No les digo que lo haré cuando aprenda bien holandés, porque se quedarían esperando demasiado tiempo.

lunes, septiembre 17, 2007

Declaración de principios

Cuando se muere un artista, hay muchos motivos para estar triste, pues la creatividad es única e irrepetible, cuando se van los artistas dejan de darnos sus inspiraciones propias que siempre nos acercan a lo sublime.

Aldemaro Romero, fue un artista de excepción, creativo prolífico y profundo. Lo demostró temprano, con su Lp “Dinner in Caracas”, estupenda muestra de su talento, sensibilidad y compromiso con la venezolanidad, como siempre lo hizo. Luego con la creación de un ritmo muy reconocido y apreciado, tanto aquí, como a nivel mundial, la Onda Nueva, integrando además una estupenda banda con lo mas granado del momento musical; este ritmo está basado principalmente en la música venezolana, estupendas inserciones de voces rítmicas e instrumentación tradicional autóctona del nuestro país.

Tuve la gran suerte de conocerlo en persona, de estrechar su mano, ver directo a sus ojos y poder apreciar su carisma y gran personalidad, esto ocurrió en el backstage del Teatro Municipal en uno de los Festivales de Onda Nueva, mientras yo trabajaba de fotógrafo para el periodista Armando Moreno, por allá terminando los años 70.

Desde ese momento sentí un profundo respeto y una gran admiración por un artista grande, un gran ser humano, honesto y profesional, quien no fue profeta en su tierra, como suele suceder. Aldemaro demostró con creces su calidad profesional, en su gestión como director de la Orquesta Filarmónica de Caracas, donde fue director del conservatorio, de la orquesta y administrador y por lo que mas tarde fue vilipendiado, criticado duramente y catalogado de no tener suficiente nivel académico.

Entre mis mp3 guardo con celo una canción muy especial de Aldemaro, una declaración de principios, al inicio de la canción, con fina ironía pone en su lugar a un "señor" que firmaba "trombón de vara", quien a través de una carta en el periódico lo criticaba sin razón, por su gestión al frente de la Orquesta Filarmónica, tildándolo de cabaretero. Por favor escúchenla y reconozcan en su letra a un gran artista honesto y ejemplo para las nuevas generaciones de músicos.

miércoles, septiembre 05, 2007

El banquito



Este banquito es muy especial para mi, está a solo quince pasos de mi trabajo, cerca de él nada sobra ni nada falta, es uno de mis lugares preferidos; no es para sentarse mucho rato, pues es un poco duro y suele estar muy frío, pero está rodeado de tantas cosas especiales, que estar allí sentado es una experiencia inolvidable.

Aquí he sentado algunas de mis soledades voluntarias; es que a veces me gusta estar solo, pero no por nada especial, sino porque me gusta jugar a que me busco a mi mismo, entonces me siento en el banco, abro mis brazos, subo la mirada al cielo, cierro un poco los ojos, pienso en cualquier cosa que tenga que ver conmigo y después de un rato siento como si me hubiera encontrado, aunque solo sea de mentirita, pero me siento muy bien cuando lo hago.

Aquí he bebido muchos cafés y varios vinos, aquí he pensado tanto, que hasta he creído que realmente puedo arreglar el mundo, bueno no el mundo completo, sino una partecita del pequeño mundo que me rodea.

Etiquetas: